Las Chimeneas de Benalúa

viernes, 6 de junio de 2008

Fotografía tomada desde Catedrático Soler en 1995, cedida por Carles Vela.

Las Chimeneas de Benalúa nos han acompañado desde siempre. Nuestra memoria se pierde en el tiempo, y ellas siempre han estado allí. Se alzan varias decenas de metros, bellas e inmóviles rasgando el cielo. Levantan nuestros cuellos para hacernos mirar hasta su remate y nos evocan tiempos pasados y una ciudad distinta. Están cargadas de expresiva belleza y poesía plástica, que les atribuye el paso del tiempo y el romanticismo que se desprende de sus ladrillos todavía ennegrecidos y tiznados de las horneadas de cerámicas que salieron de allí para levantar después la ciudad que las absorbió.

En Benalúa existieron dos complejos fabriles de cerámica. El de Benalúa Sur, con dos chimeneas, que se conservan; y el de Benalúa Norte, junto al Estadio de Bardín y tras el Jardín Botánico, donde hoy se levanta la urbanización Parque Sport. Esta cerámica desapareció al completo tristemente.

En esta fotografía tomada en la primera mitad del Siglo XX, desde el cementerio de San Blas, podemos ver en el centro la otra cerámica de Benalúa. A la izquierda, aparece el Asilo, y a su derecha, el Chalet del Ingeniero de Tranvías.

Remates de las chimeneas de Benalúa.

Las chimeneas de Benalúa son un patrimonio protegido por la Dirección General de Patrimonio de la Generalitat Valenciana (declarado Bien de Interés Cultural) . Se levantaron en la Gran Vía del Catedrático Soler, entre la prolongación de las calles Alberola y Arquitecto Guardiola, en el año 1923, y fueron obra del Ingeniero Francisco Fajardo Guardiola, que intervino en muchos proyectos en la ciudad de Alicante, como el Mercado Central de Abastos. Pertenecieron a la industria cerámica de Francisco Ramón Borja, empresario de la cerámica en Alicante, propietario de Tejas-Borja, también con dos chimeneas espectaculares, en la salida de la Carretera de Madrid.

Localización de las chimeneas de Benalúa.

La construcción de esta cerámica supuso el exponente por un intento de industrialización de la ciudad de Alicante que nunca llegó a progresar. En los primeros años del siglo XX se construyeron cerámicas en dos sectores urbanos, éste de Benalúa y, hacia el norte, a ambos lados de la carretera hacia San Vicente.

Producían tejas planas que, genéricamente, recibían la denominación de marsellesas; si bien con ligeras variaciones las que fabricaron y siguen fabricando las cerámicas locales que continúan la actividad constituyen el tipo llamado tejas alicantinas, con que son conocidas en el sector de la construcción.
Estas tejas, de forma obviamente diferente a la curva, caracterizan las construcciones, principalmente industriales, que fueron realizados en las primeras décadas del siglo, en timbre impreso en la cara interior de cada pieza figuran tanto el nombre de la cerámica que los fabricaba, como el nombre de Alicante, en cuanto que lugar de procedencia.

Las chimeneas, con los antiguos talleres de la Estación de Benalúa al fondo en 1995. Fotografía cedida por Carles Vela.

Las chimeneas de Benalúa, en una fotografía de 2004 de J.M. Deltell.

Se trata de dos chimeneas de similares características formales y materiales, según el plano del arquitecto redactor del proyecto. La altura total de las chimeneas es de 24 metros. Se debe tener también en cuenta la referencia relativa a cotas de diversos niveles, puesto que se levantaron en una zona baja, junto a un desnivel, y si no se hacían de una altura considerable, el humo podría salir muy próximo a la plataforma del suelo del barrio de Benalúa. Su base está a 4 metros sobre el nivel del mar, y 16 respecto a la calle Gran Vía del Doctor Soler (como se llamaba en el momento a la actual de Catedrático Soler) y 25 respecto a la cota más elevada del citado barrio de Benalúa. Esta condición las convierte en las dos chimeneas de ladrillo más altas de la ciudad.

Están realizadas en ladrillos cerámicos, con predominio de los colores rojizos y pardos. Las bases son prismáticas y en ellas se encuentra la entrada de humos procedente del horno.
Por encima continua el esbelto cuerpo cilíndrico que constituye propiamente la chimenea de sección horizontal circular, que está rematado en ladrillo en la más alta. Se encuentran en un estado de conservación bueno, aunque llenas de suciedad y grafitis, pero no corren riesgo ni presentan grietas.

Al fondo podemos ver las chimeneas de Benalúa, cuando todavía estaban activas en la industria cerámica del sur del barrio, junto al Velódromo.

Esta foto fue tomada por Cantos, y publicada en el diario ABC. Al fondo podemos ver las chimeneas de la cerámica humeantes... una estampa inédita.


Son hitos urbanos que identifican a la gente con lugares concretos. Llevan tantos años formando parte del paisaje que han creado una potente imagen singular con la que se asocian.
Estas construcciones de ladrillo, a escala de todo el barrio, nos hablan de un pasado no muy lejano, en el que la ciudad se circunscribía a un perímetro mucho menor que el actual, y en cuya periferia, en el sur de Benalúa, junto al barranco se levantaron fábricas y grandes instalaciones industriales entre campos y cañaverales, frente a la playa.
Frente al mar surgió un conjunto de industrias, vinculado estrechamente a la Estación de Benalúa y al puerto.

Cuando este barrio comenzó a desarrollarse y se implantó la Estación, que hizo de nudo de tráfico de mercancías, la actividad portuaria potenció la instalación del primer gran polígono industrial de Alicante. En esta zona del Sur, surgieron fábricas, almacenes y silos de harinas. Junto a ellos, y junto al antiguo velódromo, a los pies del barrio y junto al mar, se creó una fábrica de cerámica, hoy desaparecida, pero de la que sobreviven sus dos torres perfectamente, demostrando su sólida construcción preparada para aguantar los achaques del paso del tiempo.

El paso del tiempo, y el crecimiento de la ciudad impusieron el traslado de las industrias al exterior, a naves nuevas, bien comunicadas y sin molestar a la ciudad. Durante décadas, llegaron a convivir casas y fábricas en la vida cotidiana de Benalúa, pero la necesaria modernización y las condiciones de vida forzaron la desaparición de casi todas.

Así pues, se decidió desmantelar la cerámica de Benalúa, que tantos años había estado funcionando, pero se decidió mantener aquellas chimeneas que tanto había costado levantar, como testimonio de la cantidad de tejas, azulejos y ladrillos que de ellas salieron, con destino a muchísimas casas de la ciudad y la provincia. En esta fábrica trabajaron benaluenses, y fue un motor económico y de trabajo para el barrio.

En el año 1999, el ayuntamiento presidido por Luis Díaz Alperi, quiso demolerlas en pleno ejercicio de su tradicional desprecio por el patrimonio, la historia y la identidad de la ciudad de Alicante. Por suerte, Pablo Rosser Limiñana encabezó una iniciativa que logró paralizar esta idea con la protección de las chimeneas.

Forman un un diálogo paisajístico maravilloso con el mar y la actividad urbana y portuaria. Son una estampa excepcional que en el futuro, estarán integradas en el espacio público de la ciudad, junto al futuro Colegio de Benalúa.

Por la singularidad de estas construcciones, realmente bellas e interesantes, se decidió preservar las chimeneas como monumento y recuerdo al pasado de la ciudad. De este modo, su estilizada silueta cortaría para siempre el cielo en nuestro paisaje urbano.
Hoy en día ya no quedan operarios que coloquen el ladrillo con esta técnica manual. No se construyen chimeneas de este tipo, puesto que se realizan con piezas prefabricadas tubulares de metal, mucho más económicas, fáciles de fabricar (industrializadas) y sencillas de montar y desmontar. Son un tesoro a preservar.

Las chimeneas "hermanas" de Benalúa, en el pasado reciente (años 80) cuando ya estaban abandonadas.

Atrás quedaron los tiempos de la geometría y el ladrillo para ir conformando las esbeltas torres que gobernaron el horizonte de las planicies que antes eran nuestros barrios. Los maestros constructores desarrollaban cenefas y relieves con el aparejo del ladrillo para aportar belleza a aquellas enormes torres. Era tan importante su construcción, que en muchos casos grababan el año en que se concluyeron en el remate superior, mostrándolo orgulloso, a veces junto al nombre de la industria.

Las chimeneas, en 2007. Fotografía cedida por Diana.

Desde la perspectiva de la Arquitectura, estas construcciones difícilmente encajarían dentro de su campo, puesto que no configuran ningún espacio interior por sí solas (serían más bien, un hito industrial), pero guardan un alto valor patrimonial, paisajístico y constructivo digno de ser estudiado y conservado, puesto que además, fueron elementos funcionales imprescindibles para el funcionamiento de las fábricas de cerámica, muy frecuentes en nuestra zona. Es decir, hoy son un elemento de tanto valor que pasan a formar parte del urbanismo y la lectura de la ciudad.
La memoria histórica de Alicante debe conservarlas y ponerlas en valor para seguir ofreciendo este fragmento de nuestra evolución urbana a sus habitantes actuales y futuros. Y la mejor manera de hacerlo es resaltándolas dentro del entorno urbano, dentro de recintos públicos y espacios de interés donde cobren protagonismo y no sean ocultadas ni rivalicen con edificios de una altura similar.

Las chimeneas, abandonadas en medio de un inmenso solar, en 2007. Fotografía cedida por Diana.

Durante años han estado abandonadas a su suerte. A sus pies jugó durante años el Rayo Benaluense sus partidos de fútbol. Incluso surgió un asentamiento de viviendas a su alrededor, el llamado barrio de "Cabrera Vicario". Los vándalos han agredido en numerosas ocasiones su parte baja, e incluso algunas veces se han quemado neumáticos en su horno, provocando que se recuperara por instantes la bucólica imagen de las chimeneas humeantes. Incluso su poética ha servido para inspirar proyectos de intervención urbana.

Las chimeneas, en 2007. Fotografía cedida por Diana.

Estas construcciones cargadas de historia y recuerdos, forman parte de nuestra idiosincrasia como barrio, y a los vecinos les tienen un especial cariño. Sus dimensiones espectaculares hacen que los niños pregunten a sus padres sobre el pasado de aquél lugar, y para qué servían, prueba indudable del interés que tiene mantener el patrimonio para conservar la historia y la cultura urbana.

Imágenes aéreas de las chimeneas, junto al terraplén que las separaba del barrio, y al lado de varios edificios que surgieron en los años 60 colonizando la zona.

En 2007 comenzaron las demoliciones de las antiguas industrias, habiendo vallado el perímetro al completo. Estas obras entran dentro del proceso de urbanización del futuro plan parcial de Benalúa Sur, en el que se deberán integrar las chimeneas de un modo respetuoso y visible para ser disfrutadas por la ciudad.

Panorámica del estado actual de las obras en el entorno de las chimeneas. Observamos que ha desaparecido la palmera que acompañaba a las chimeneas.

Desde entonces, no habíamos podido saber cómo se encontraban, puesto que apenas las veíamos asomarse por encima del vallado exterior. Pero conseguimos entrar en el recinto, y descubrir el estado en que se encuentran. Hemos hecho unos gráficos explicativos (no se corresponden con el proyecto definitivo, puesto que no lo conocemos, sólo explican el concepto del mismo, tal como lo hemos comprobado in situ y hemos escuchado a los encargados de la obra).

El armado y el encofrado del muro de hormigón que retendrá el talud del terreno de relleno.

La sorpresa ha sido mayúscula al ver que se está construyendo un muro perimetral de base rectangular en tres de los cuatro lados de las chimeneas. Esto es debido a que van a quedar bajo cota de rasante de la calle, y el muro hará de contención del terreno. Por tanto, de ahora en adelante, esta estampa nunca la podremos ver más, y tristemente ya nunca se podrán ver las chimeneas en su total magnitud.

No volveremos a ver esta imagen de las chimeneas exentas. Puede que sea una de sus últimas fotografías en este estado.

Esta zona será visitable, pero a cubierto, impidiendo la visión completa de las chimeneas.

El muro cerrará el lado más próximo a Catedrático Soler, y en el lado que de al colegio, se habilitará una entrada, para que el recinto de la base quede cubierto por una malla metálica pisable, y se pueda entrar a conocer el funcionamiento de los hornos a modo de pequeña sala expositiva.

Estado actual. Las calles necesitan una menor pendiente para salvar el desnivel que separa Benalúa de la Avenida de Elche. Para ello, se terraplenará todo el conjunto, pero surge el problema de qué hacer con las chimeneas para que no queden sepultadas.
Paso intermedio: se ejecutan muros de contención perimetrales, y se terraplena el entorno, manteniendo la base de las chimeneas bajo rasante de calle.

Estado final: se crea un pequeño edificio de acceso desde la calle, que facilita la entrada a la base de las chimeneas, donde se permitirá visitarlas y conocer su funcionamiento con una pequeña exposición. El recinto estará cubierto por una malla metálica, que permitirá la entrada de luz, y observar las chimeneas desde arriba.


Recreaciones de cómo podría ser el resultado final.


En Villena, se conservó una chimenea de este tipo de una industria desaparecida en una exposición de mobiliario de baño, del modo que podéis observar:

Chimenea de la carretera de Yecla. Villena. Fotografía de José Daniel.

Por tanto, las chimeneas quedarán fuera del patio del colegio definitivamente, y tendrán un pequeño recinto aparte con acceso propio.

Esto es una iniciativa elogiable, puesto que tendremos una pequeña dotación cultural que actúe de museo explicando cómo funcionaban estas cerámicas. Esperemos que sea un pequeño museo etnográfico del patrimonio industrial de Alicante y tenga unos contenidos interesantes. Sería un complemento ideal si los silos de las harineras se conservaran, aunque fuera con alguna de las propuestas que aquí se lanzaron.

Lamentablemente, la explanación y nivelación en suave pendiente de Benalúa Sur, para poder trazar la prolongación de las calles de Benalúa hasta la Avenida de Elche, conllevará que las chimeneas queden casi enterradas, y se pierda la concepción de lo que este lugar ha sido siempre, una llanura tras un corte del terreno en la elevación de Benalúa.

Ahora mismo estamos ante unas fotos históricas, porque este lugar no volverá a ser el de antes nunca más. Esperemos que el recinto expositivo, esté a la altura de la historia que va a encerrar.
La conservación de estas dos chimeneas, como las que todavía hay en los Ángeles constituyen importantes elementos arquitectónicos de la memoria colectiva de esta ciudad y sus habitantes.
Por otra parte, desde el punto de vista plástico, donde interviene la forma, el volumen, el color, etc.; sin duda gozan de indudable interés, que hacen absolutamente recomendable su conservación y conveniente reintegración en la nueva trama urbana que se proyecta.
Santiago Varela. Arquitecto.
Imagen que no se repetirá jamás: las Chimeneas de Benalúa, vistas desde su base en el terreno, frente al puerto, observándolas desde Catedrático Soler.

Puedes localizar las Chimeneas de Benalúa en nuestro Mapa de Panoramio.

Fuentes:
Guía de Arquitectura de la Provincia de Alicante
Descripción de la ficha oficial de las chimeneas (Santiago Varela)

Agradecimientos:
Agradecemos a Carles Vela su inestimable y constante ayuda para recuperar fotografías del pasado de Benalúa, sin su ayuda no hubiera sido posible contar de un modo completo la historia de estas chimeneas. También agradecemos a Diana su interés por realizar su Proyecto de Final de Carrera en el barrio. Sus fotografías del estado actual de las chimeneas, tomadas desde su ventana, con un ángulo de visión inaccesible desde la calle, nos han regalado una visión privilegiada.

Artículos recomendados:
Las chimeneas de ladrillo de Alicante
Les ximeneies de rajola: com funcionen?

Enviar este artículo por email Etiquetas: , , , , ,

12 comentarios:

Rubén dijo...

EHH!! me acabo de dar cuenta!! ha desaparecido una palmera enorme de al lado de las chimeneas!!! fijáos en las fotos de antes y después

Rubén dijo...

me he puesto en contacto ahora mismo con la asociación para pedirles que pregunten al Ayuntamiento dónde está la palmera. Hay que recuperarla, y hacer que siga en el barrio, donde nació y creció.
Además, cerca hay que creo que pertenecía al jardín del chalet de Óscar Esplá.

eRNeS dijo...

Imágenes GENIALES!!!
Ojalá quede realmente así! Me muero de ganas!

Elkiko dijo...

La verdad es que el artículo es insuperable y si la recreación la has hecho tu: enhorabuena, me dejas "bocabadallat". Pero...por otra parte me da mucha pena que pierdan parte de la esepctacularidad que tienen ahora. Es el progreso: peor hubiera sido que las tiraran (y vamos, que si se proponer echarlas abajo, lo hacen...). Y otra cosa:el colegio llega a tanta distancia de la Avda de Elche?, tenía entendido que había una zona verde lineal a lo largo de todo Benalúa Sur (eso me parece recordar de los renders vistos).

Rubén dijo...

gracias, bueno, las recreaciones son muy intuitivas, simplemente para transmitir la idea de lo que habrá. desconozco proporciones, pendientes, superficies... pero en esencia será eso.

El colegio va desde la avenida de elche actual hasta una calle central que cruza a lo largo Benalúa Sur (en muchos tramos peatonal). Lo que no me queda claro es qué habrá entre el colegio y catedrático soler, además de la sala expositiva de las chimeneas.

el corredor verde va frente a Benalúa Sur, donde está la playa de vías de la estación de benalúa, y la avenida de Elche nueva va desdoblada por el otro lado, más pegada al puerto.

aquí puedes verlo todo:
http://www.barriodebenalua.es/2007/10/benala-sur-ii-planeamiento-urbano-de-la.html

y aquí aparece el corredor verde:
http://bp2.blogger.com/_IQNDFvXJF-k/RyNC0uY_GzI/AAAAAAAAB_4/hJbN9YY941Y/s1600-h/acceso+sur.jpg

Carles dijo...

Acabe de veure l´article i fins i tot el meu xiquet, Pau, de huit anys, està amb la boca oberta amb les recreacions que has fet del futur de les xemeneies.Ja teniu un altre futur lector.

Jo, per altra part, em pregunte d´on traus temps per a fer estos reportatges on barreges rigor expositiu i anàlisi exhaustiva amb tendresa i delicadesa en el tractament dels temes.

Enhorabona.

Anónimo dijo...

Cambiaría el arbolito esmirriado del dibujo, por la palmera que había.

Rubén dijo...

gracias carles, tengo muchos borradores preparados, y carpetas con documentación gráfica en mi ordenador. voy haciendo de hormiguita, guardándome cosas, y cuando considero que ya puedo publicarlo, lo lanzo.
si tuviera que hacerlo todo de una sería imposible, así voy distribuyéndome, porque si no no tendría tiempo para más cosas!!

Alfredo dijo...

Rubén eres un crack. Magnífico artículo

Tenemos que quedar un día y charlar eh.

Por cierto, el coche destrozado de la 5ª foto es (fue) un Renault 5. Los coches nos ayudan mucho a datar fotografías.

Rubén dijo...

En octubre el Información publicó que comenzaba la restauración de las chimeneas. Alguien puede ver algo desde algún balcón??

http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008100300_12_803899__Alicante-Comienza-restauracion-chimeneas-Benalua

Juanjo dijo...

Saludos a todos

Os escribo para daros las gracias de corazón,soy un alicantino que hace 18 años vive en Mallorca,pero que no olvida que vivió y creció en esa maravillosa ciudad,y sobre todo,que pase mi infancia y pubertad entre seneca-autobuses y Benalua
Allí estudié EGB,en el colegio San Juan Bautista,y allí tengo todos mis recuerdos,sobre todo en el barranco donde pasé innumerables horas,mis primeras clases "fumadas" y mis amistades del barrio Cabrera vicario,como Juan Manuel Nadal y Jose Antonio gamero que vivía en la primera casa de todas nada mas bajar de catedrático Soler,he estado tantas veces cerca e incluso dentro de las chimeneas que casi se me salen las lagrimas con solo verlas en imagen,asi como su desaparecida calle de suburbio y las fincas adyacentes antaño abandonadas y hoy demolidas,un abrazo y gracias por mantener vivo el recuerdo

Ernesto Martín Martínez dijo...

Gracias a ti, Juanjo, por leernos y por compartir tus recuerdos tan emotivos con todos. Un fuerte abrazo!

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba