El Colegio Público de Benalúa (II): La demolición y los barracones

domingo, 9 de septiembre de 2007

Continúa de la primera parte...

Este emocionante documento es la última circular firmada por la Directora del centro desde el Colegio original de Benalúa, informando de la inminente demolición y el inquietante desconocimiento sobre su futuro. La incertidumbre, la nostalgia y los deseos de un futuro mejor llenan cada una de las líneas.

Aunque se colocaron testigos en las grietas para poder ir demostrando si éstas avanzaban o no, y ninguno se llegó a mover un milímetro, el 2 de Mayo de 2000, el emblemático colegio se demolió a toda prisa sin dar más explicaciones, y sobretodo, sin encontrar antes una solución fiable a la ubicación de sus alumnos, con un vacío administrativo tenebroso. A pesar de la desaparición del edificio, se demostró que un colegio, es mucho más que paredes, techo, pizarras y pupitres, y la verdadera esencia está en quien lo habita.

Alguien observa cómo las máquinas se van llevando el Colegio convertido en escombros.

Padres, amigos y vecinos se juntan en la puerta para ver el colegio por última vez y despedirse de unas instalaciones dignas. No sospecharían cuánto tiempo duraría aquella situación... y cómo se encontrarían 8 cursos después...

Gracias al impulso del profesorado, que luchó por la subsistencia de esta institución, se logró mantener el centro docente, que estaba condenado a la desaparición y posterior dispersión de sus alumnos.
Los padres, al no tener certezas durante mucho tiempo, fueron matriculando a sus niños en otros colegios, y otros, en cuanto supieron su destino, también se apresuraron a hacer lo mismo: durante el verano comenzaron a llegar aulas prefabricadas al solar del colegio, de una manera supuestamente "provisional".
Los profesores tuvieron que iniciar un curso programando las clases (mientras el colegio se construía) en las dependencias de la Consellería d´Educació. De un curso a otro, el número de alumnos por clase había bajado alarmantemente de una media de 25 a 8 matriculados en septiembre.
En el colegio, hoy se recuerdan aquellos momentos como si hubieran ocurrido ayer. Se palpa en el ambiente que ese colegio no interesaba que siguiera existiendo, y decidieron deshacerse de él haciéndolo desaparecer. Una grieta fue la excusa perfecta, pero no lo suficiente.
La institución sobrevivió. Cuando aún estaba caliente el misterioso asunto por el que se decidió demoler el edificio, ya había que adaptarse a unas nuevas aulas prefabricadas, sin imaginarse que iban a estar allí durante muchos, muchos años.
Unos barracones inicialmente provisionales, se fueron convirtiendo en un colegio con todas sus instalaciones: desde la conserjería hasta la clase de informática (ubicada, por cierto, en la única parte del antiguo edifico que no se demolió: la vivienda del conserje donde tantos años vivió Amada).
Comparativa con fotografías aéreas del colegio antes de su demolición -en el centro de las imágenes- (primera foto, año 1998) y en la actualidad (segunda foto, año 2006).

Esperanzados en una pronta recuperación de un centro escolar en toda regla, los profesores comenzaron a preguntar por qué no se iniciaban las obras. La primera en la frente fue saber que este solar no era ya apto para levantar un nuevo centro escolar, ya que la nueva normativa implicaba centros más espaciosos y se requería de una parcela más grande que la del antiguo colegio.
Con un barrio completamente edificado, con todas las manzanas ocupadas, era difícil encontrar un nuevo emplazamiento. Sin embargo, el nuevo planeamiento había destinado una gran parcela a uso educativo en el nuevo plan parcial de Benalúa Sur (la "Milla de Oro" como se conoció).
Este era el destino del nuevo colegio, pero aún no se había superado todo.

Imagen del solar destinado al futuro colegio (puedes localizarlo en nuestro mapa de Panoramio). Las chimeneas se conservarán en el sector urbanizado como elemento histórico.

Aunque parezca una cadena de hechos sucesivos, estos trámites se producían con intervalos de desesperante silencio administrativo. Los años pasaban y padres, alumnos y maestros veían que generaciones completas iban a pasar por su vida escolar dentro de aulas prefabricadas sin haber conocido un colegio de verdad.
Decidieron alzar la voz, puesto que nadie les hacía caso, y en los presupuestos y proyectos del Ayuntamiento y la Generalitat siempre había dinero y esfuerzos para otras cosas menos para esto. Durante más de 2000 días, fueron colgando una pancarta contador indicando el tiempo que llevaban sin unas instalaciones en condiciones.
Escritos a la prensa, reuniones con los políticos, reivindicaciones... de no haber sido por la persistencia de los responsables del colegio que se negaban a que desapareciera, todo esto habría acabado mucho antes con un solar vacío y los niños yendo a otros barrios a estudiar.
Incluso el Síndic de Greuges entró al colegio y lo analizó, realizando un informe que se remitió a la administración, Ayuntamiento... pero de nuevo, hicieron oídos sordos.

Panorámica del solar del futuro colegio tomada desde la Carretera de Elche (localízalo en nuestro mapa de Panoramio).

La situación llegó a ser desesperada. Más de 7 años han pasado, y aunque parece que están algo más cerca de ver el final del túnel, todavía no se puede pensar que ya ha acabado la pesadilla.Por suerte, el DOGV destinó la parcela a un centro público, y no uno concertado (lo que habría acabado con el tradicional Colegio de Benalúa). Sin embargo, al estar inmerso el sector en un proceso de urbanización, había que reparcelar. A la parcela del colegio que el Ayuntamiento cedió a Consellería para construirlo (en Catedrático Soler, donde están las antiguas chimeneas) le afectaba la esquina de otra parcela (la de la Gasolinera de la Carretera de Elche) de 70 m2, y se le ofreció un traslado a la esquina con Federico Mayo, pero esta parcela es propiedad del Estado (Ministerio de Fomento) y en estos casos no se pueden comprar o modificar, a menos que se destine a un uso público (como lo es un colegio).


En esta recreación de cómo quedará Benalúa Sur, podemos ver la ubicación del colegio.

Sin embargo, he aquí el juego a tres bandas: la gasolinera no es un uso público, sino privado terciario, pero su terreno actual sí que se destinaría a uso público, que es un colegio, y aquí nos encontramos hoy en día, inmersos en un sinsentido administrativo que se podría resolver en una reunión con todos los implicados, puesto que cosas más difíciles se resuelven entre el mundo de los negocios y la administración cuando interesa (recalificaciones, grandes eventos, trazado de carreteras o vías de ferrocarril...). Para esto, las soluciones de "urgencia" del Ayuntamiento no funcionan todavía.
Desde el centro se sostiene que es sólo una esquina de 70 m2 de toda la parcela del centro, y que no hay ninguna justificación por la que no se pudiera iniciar la construcción, dejando para los contenciososo legales el asunto de la esquina de la gasolinera, puesto que al edificio no le afecta en nada. De este modo, se podría tener listo el colegio para el curso que viene.
El proyecto ya está preparado, se conoce al arquitecto y todos los responsables de la obra (sólo falta saber el nombre de los albañiles, como dijo la presidenta actual del AMPA). De hecho, la construcción se adjudicó a Hormigones Martínez (con una consiguiente alegría del alcalde Alperi), antes de las elecciones municipales de 2007. La empresa abonó la fianza, con la condición de comenzar las obras en 1 mes, y pasó Julio, pasó Agosto (donde todo el mundo desaparece), y de nuevo, llegó otro Septiembre, y todo sigue igual. Ni siquiera hay una valla en el solar o un cartel informativo anunciando el inicio de las obras. En el Ayuntamiento nadie contesta y no se sabe nada, y todo está a la espera de nadie sabe qué, pero los alumnos ayer volvieron a tener un recreo entre aulas prefabricadas.

A todo esto, tenemos que añadir que todavía se está esperando a una reunión con la nueva multi-concejala del Ayuntamiento: Mª Carmen Román Ortega, que fue presidenta del AMPA del colegio de Benalúa, presidenta de la Asociación de Vecinos "El Templete", y que hoy tiene las concejalías de Educación, Sanidad, Consumo y Playas, pero que, según afirma, aún no ha tenido tiempo de "aterrizar" y ejercer las responsabilidades que se le adjudicaron en las elecciones de hace cuatro meses, informándose de los principales asuntos y problemas de la ciudad y el barrio a los que se debe.









He aquí una selección de declaraciones relacionadas:


  • Declaraciones de Manuel de Barros el 6 de septiembre de 2007: "Así, opinó que "tras esta larga espera durante la cual una generación de alumnos ha estudiado en barracones durante toda su vida escolar queda claro que la Conselleria de Educación no puede construir el centro porque la parcela no ha sido cedida por parte del Ayuntamiento". A su juicio, "todo parece indicar que dicha parcela aún no pertenece al Ayuntamiento ya que el proceso de urbanización de Benalúa Sur ha sido lento, irregular y no ha seguido los procesos que demanda la ley". Por ello, el grupo socialista se puso "a disposición de la comunidad educativa y peleará por resolver este ejemplo de desinterés del equipo de gobierno por la educación pública de calidad"." (Panorama Actual)
  • SOBRE LA CONSTRUCCIÓN DE NUESTRO NUEVO COLEGIO."El día 24 de Enero terminó el plazo de presentación de plicas por parte de las empresas constructoras interesadas en construir nuestro nuevo Colegio.
    El día 24 de Abril terminó el plazo para que la Administración eligiese qué empresa va a construir el Colegio. ( ¿3 meses se tarda para elegir la empresa con el mejor proyecto? ).
    El día 25 la Directora del Centro llama por teléfono a CIEGSA y le dicen que "No se ha podido adjudicar la construcción porque falta el documento de Gestión Patrimonial relativo al suelo, documento que ha de presentar el Ayuntamiento a Conselleria y, mientras no se tenga ese documento, no se puede adjudicar". ¿Cómo es posible que todavía falten documentos? ¿Es que no se quiere construir el Colegio? ¿Es que algunas personas tienen interés en que desaparezca el Colegio Benalúa? ¿Es que se quieren burlar de nuestra Comunidad Educativa? ¿Cuántas mentiras más tenemos que aguantar?
    El día 27 la Directora, en representación de toda la Comunidad Educativa del Colegio Benalúa envía un Burofax al Excmo. Sr. Alcalde de Alicante, queremos creer que se trata de un mal sueño, que no es verdad lo que se nos ha dicho por teléfono. Vamos a esperar una semana más." (Podéis leer el burofax que la directora Dª Mª del Carmen García Navarro envió al Ayuntamiento el 27 de abril de 2007 pinchando aquí.)

  • "La construcción del nuevo colegio Benalúa, que cumple su noveno curso en aulas prefabricadas, sigue siendo una incógnita para la propia Conselleria de Educación. La secretaria autonómica miró ayer de nuevo hacia el Ayuntamiento de Alicante para señalar que «debe solucionar los problemas sobre la propiedad del suelo de una parte de la parcela para que nosotros iniciemos la construcción y poder cumplir el plazo de ejecución del centro, previsto para febrero de 2009». Concha Gómez recordó que el centro tendrá seis aulas de Infantil, doce de Primaria, comedor y pista deportiva, y que la obra se adjudicó el pasado 22 de mayo a Hormigones Martínez por 5.335.220 euros y un plazo de ejecución de 21 meses. El «pero» sigue estando en que parte de los terrenos son propiedad de la gasolinera Cepsa que da servicio a la zona, un problema que Gómez denominó de «servidumbre» y que debe «solucionarlo la administración con competencias urbanísticas, el Ayuntamiento de Alicante. Espero que sea «lo más rápido posible», concluyó. Para contrarrestar la falta de solución inmediata para el colegio que más tiempo lleva esperando nueva obra en la provincia, la secretaria autonómica anunció que este curso se abren nueve centros, 3 colegios y 6 institutos" (Diario Información)
  • De gran tradición e historia, por sus aulas habían pasado no sólo la mayor parte de habitantes del barrio, sino personajes que, con el paso del tiempo, se habían convertido en ilustres

    “Atrás quedan los tiempos en los que entrabas y te recibía Amada, las clases de D.ª Dorita, D. Arturo, D.ª Antoñita o D.ª Lola (...) El mismo colegio, en los años 80 y principios de los 90, compartía aulas con el Conservatorio Superior de Música "Óscar Esplá" (las clases de solfeo con D. Florencio Sáez), y se pintó de verde hasta adquirir el sobrenombre de "el moco". Blog de Alicante Vivo
  • "atendimos entonces la demanda de los vecinos para demoler el edificio y que se construyera otro... y ése fue el fallo. Hoy no lo habría hecho, habría esperado a disponer del nuevo colegio." Pedro Romero (Partido Popular), días antes de ser despedido de su cargo.

Continúa en parte III

Enviar este artículo por email Etiquetas: , , , ,

2 comentarios:

Hans Christian Rodríguez dijo...

Yo estuve allí desde el 91 hasta el 2000, tuve como tutores, por este orden, a María Eugenia, Don Rafael, Doña Amalia (Doña Mirca xD), Doña Isabel y Doña Lola.

Recuerdo que mi madre, cuando me estaba buscando un colegio a los 5 años, habló con unos amigos que tenía en la concejalía de Educación y les preguntó cuál era el mejor colegio para llevarme, y la respuesta fue este colegio.

Muchas gracias por este par de artículos tan bien documentados y redactados.

eRNeS dijo...

Y todavía te queda el tercero, amigo Hans!

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba