Callejero biográfico del barrio de Benalúa de Alicante

jueves, 13 de enero de 2022
Publicado porElkiko

 



CALLEJERO BIOGRÁFICO DEL BARRIO DE BENALÚA DE ALICANTE es el nuevo libro de Alfredo Campello y Ernesto Martín, prologado por Rubén Bodewig. Un libro 100% Alicante Vivo.

EDITA: Sentido inverso (Mankell)







En 1882 un grupo de diez amigos decidieron formar una sociedad con el fin de dar forma al sueño de uno de sus miembros. Ese sueño no era otro que crear una barriada modélica a las afueras de su ciudad, dotada con todos los servicios del momento. Esa sociedad se llamó «Los Diez Amigos» y construyó el barrio de Benalúa en la ciudad de Alicante. Desde un primer momento apostaron por una barriada higienista, de calles arboladas, concebida como un balcón al mar y dotada de tranvía, iglesia, asilo, teatro, mercado y escuelas. Por sus viviendas pasaron personalidades de la talla de Gabriel Miró, Daniel Jiménez de Cisneros, Francisco Figueras Pacheco, Remigio Soler o Hermenegildo Giner de los Ríos, entre otros. Por desgracia, aquel sueño fue convirtiéndose casi en una pesadilla para «Los Diez Amigos», y en 1896 la sociedad abandonó la gestión del barrio, que pasó a manos del Ayuntamiento. Sin embargo, lo que podría haber sido el fin de la personalidad propia de Benalúa y su disolución en la trama urbana de la ciudad no fue más que un nuevo comienzo.


En este libro, Alfredo Campello y Ernesto Martín reconstruyen calle por calle la historia de Benalúa desde su fundación hasta el día de hoy. Por primera vez biografían en profundidad a los diez socios fundadores y al olvidado undécimo socio, aportando datos e imágenes que hasta ahora eran desconocidos. Además, extienden el estudio a las barriadas anexas a Benalúa como el Rincón de la Gloria, Benalúa Sur, Miguel Hernández, Pérez-Cossío (el Cuerno), Alipark o Francisco Albert.


Contar la historia de Benalúa a través de sus calles es aportar un granito de arena a la historia de la ciudad de Alicante.


Enviar este artículo por email

Un libro 100% Alicante Vivo: Alfredo Campello y Ernesto Martín, autores de Callejero Biográfico del Barrio de Benalúa de Alicante, en Hoy por Hoy Alicante

martes, 11 de enero de 2022

 Escucha nuestra entrevista con Silvia Cárceles en Hoy por Hoy Alicante desde este enlace: https://play.cadenaser.com/audio/1641232046303/?fbclid=IwAR0pEmTvsSphPrw9xWY2ce1Np-Mig1lwmaM26rDlOPQ7D4xoNds6Top4vg8



Un libro 100% Alicante Vivo: Alfredo Campello y Ernesto Martín, autores de Callejero Biográfico 
del Barrio de Benalúa de Alicante, en Hoy por Hoy Alicante

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

VISITA GUIADA A LAS CRIPTAS DE LA IGLESIA DE BENALÚA (2021)

jueves, 28 de octubre de 2021



Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

RESTAURACIÓN DE LA MAQUETA DE LA IGLESIA DE BENALÚA

lunes, 19 de noviembre de 2018

Noticia del Diario Información J. M. C.  18.11.2018
 


Las obras sacan a la luz la maqueta de la iglesia con un pináculo que no se levantó 

El hijo del artista Remigio Soler restaura un diseño que incluye un aguja neogótica que ahora se muestra detrás del altar


Imagen del diario Información


Las obras en la cripta de la iglesia de Benalúa han permitido desempolvar la maqueta original del templo que diseñó Juan Vidal para reconstruir el templo, quemado en 1931. El monumento que finalmente se inauguró en 1939, de estilo neogótico, no incluyó el pináculo que remataba la fachada, un elemento muy utilizado en el gótico que le hubiera dado una configuración muy diferente a la iglesia que ha llegado hasta nuestros días.

El hijo del artista Remigio Soler, el también benaluense Remigio Soler Martínez, ha sido el encargado de restaurar la maqueta, de la que se tenía constancia a través de fotos antiguas pero de la que se perdió la pista durante años. Con la reforma, este diseño arquitectónico se muestra ahora, protegido con un cristal, en el deambulatorio que rodea la parte posterior del altar mayor. Más de uno se preguntará si alguna vez se levantará esta aguja, insólita en la ciudad de Alicante.

Cabe recordar que la primera piedra de la primigenia iglesia de Benalúa se colocó el 24 de junio de 1889, con motivo del IV Centenario de la Santa Faz. Este templo fue destruido el 11 de mayo de 1936, y sobre el mismo lugar, donde se llegó a conservar parte de la cripta, se reconstruyó la iglesia que sigue viva en pleno siglo XXI.

Enviar este artículo por email Etiquetas:

COLUMBARIOS DE LA IGLESIA DE BENALÚA

Noticia de  José Manuel Caturla
Fotografía de Diario Información


Hasta la eternidad, resguardado bajo tu propia parroquia. La iglesia de Benalúa, ofrece desde hace unos días un nuevo servicio a sus fieles: un columbario con 80 hornacinas, con capacidad para 160 urnas funerarias, donde se podrán conservar las cenizas de tus seres queridos en el mismo lugar donde has acudido a misa en centenares de ocasiones.

Coincidiendo en la celebración del día de los fieles difuntos, el 2 de noviembre, el obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, Jesús Murgui, bendijo en la iglesia de San Juan Bautista unos columbarios que son únicos en la ciudad de Alicante y que apenas tienen comparación con otras instalaciones funerarias de este tipo, ubicados dentro de las propias iglesias. Para que el templo de Benalúa ofrezca este servicio a sus fieles, se han dado dos circunstancias. Por un lado, la instrucción «Para resucitar con Cristo» aprobada por el Papa Francisco en 2016, que regula el tema de la conservación de las cenizas en caso de cremación y señala que las cenizas deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en un cementerio, una iglesia o «un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente» como es el caso de este columbario parroquial.

Y por otro lado, la peculiar configuración de la iglesia benaluense, con una cripta en el subsuelo de grandes dimensiones, se presentaba como una ubicación ideal para albergar restos funerarios. De hecho, en esta cripta ya hay tres panteones privados, dos de familias conocidas de la ciudad y uno donde están los restos de los sacerdotes que guiaron las riendas de la parroquia desde primeros del siglo XX. El último cura fallecido que entró en la cripta es Federico Sala Seva, que murió en 2003, pero el párroco siguiente ya no se pudo enterrar allí ya que desde hace unos años, no se permite la inhumación de cuerpos en iglesias.

El párroco actual de Benalúa, Joaquín López, es el promotor de esta iniciativa, tanto por ser el responsable del templo como por ejercer el cargo de canciller del Obispado. Desde el departamento jurídico de la entidad, se ha elaborado un reglamento marco sobre columbarios parroquiales, que esa pendiente de la firma del decreto por parte del obispo Murgui y que se publicará en breve. De este modo, el Obispado abre la puerta a que en más iglesias de la diócesis se construyan nuevos columbarios como «lugar de memoria de los difuntos y oración».

De momento, en la iglesia de San Juan Bautista se ha establecido un precio de 2.000 euros cada hornacina (IVA incluido), con capacidad para dos urnas y un periodo de utilización de 30 años, renovables cuantas veces sea preciso. Todavía no hay propietarios de estos espacios funerarios, pero Joaquín López asegura que ya le han mostrado su interés «varios vecinos del barrio, que quieren conservar sus cenizas enterrados a los pies de su propia iglesia».

Enviar este artículo por email Etiquetas:

COLUMBARIO EN SAN JUAN BAUTISTA DE BENALÚA


(NOTICIA DE DIÓCESIS ORIHUELA ALICANTE)
https://www.diocesisoa.org/columbariobenalua/ )


El viernes 2 de noviembre, conmemoración de todos los fieles difuntos, el obispo de la Diócesis de Orihuela-Alicante, monseñor Jesús Murgui Soriano, bendecirá un columbario, instalado en la iglesia de San Juan Bautista, de Benalúa, en Alicante, después de celebrar la misa a las 19:30h.

Un columbario es un espacio sagrado para la memoria de los difuntos y la oración por ellos donde acoger las cenizas de los seres queridos. Con ello se sigue la tradición cristiana de custodiar los restos humanos -también las cenizas- en lugares bendecidos.

Con el columbario de la parroquia de Benalúa, ubicado en la cripta del templo, rehabilitada como lugar de memoria de los difuntos y oración, se permite a los fieles conservar las cenizas de sus difuntos en un lugar bendecido, a los pies de esta emblemática iglesia alicantina, en la que se ofrecerá mensualmente una misa por los enterrados en ella. Se pretende así ofrecer un servicio a los cristianos de Benalúa y de toda la ciudad para mantener viva la memoria de sus difuntos en un lugar dedicado a la oración, en el centro de la ciudad.

La Instrucción “Para resucitar con Cristo” aprobada por el Papa Francisco en 2016 regula el tema de la conservación de las cenizas en caso de cremación y señala que las cenizas del difunto “deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente”, como es el caso de este columbario parroquial.

Enviar este artículo por email Etiquetas:

La boda de Gabriel Miró en Benalúa

lunes, 5 de noviembre de 2018

Gabriel Miró se casaría, tal y como recoge el asiento 138 de matrimonios del año 1901 (que obra en la Sección 2 del Libro 73, página 138 del Registro Civil de Alicante), el 16 de noviembre de 1901, en la iglesia de San Juan Bautista del Barrio de Benalúa, ante la presencia del Presbítero Tomás Miró, quien procedió a unir en matrimonio canónico a GABRIEL MIRÓ FERRER, natural de Alicante, de 22 años de edad, soltero, abogado y vecino de Alicante domiciliado en la calle Foglietti número 22, hijo de Juan Miró y Encarnación Ferrer, y a CLEMENCIA MAIGNON MALUENDA, natural de Alicante, de 22 años de edad, soltera y vecina de Alicante domiciliada en la calle Alberola número 59, hija legitima de Antonio Maignon natural de Gignac (Francia), Cónsul de Francia en Alicante y de Rafaela Maluenda, de Alicante. De dicho matrimonio nacerían dos hijas: Olympia (1902) y Clemencia (1905).

Enviar este artículo por email

La cárcel de Benalúa en La Gatera de Cerdán Tato

miércoles, 31 de enero de 2018


CERDÁN, TATO, E. , "La cárcel de Benalúa", en La Gatera,  24 de marzo de 1994
http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-gatera-1994--0/html/ffcd6fc6-82b1-11df-acc7-002185ce6064_1.html#I_68_


La sociedad anónima «Los Diez Amigos» se constituye el diecinueve de enero de 1883. De acuerdo con los datos que nos facilita Antonio Ramos Hidalgo, en su obra «Evolución urbana de Alicante», la construcción de un barrio de casas baratas «en la parte más occidental del Ensanche, sobre un altiplano que dominando el mar desciende en rápida pendiente hacia la ensenada de Babel», se autorizó pocos meses después concretamente el diecisiete de agosto de aquel año, sobre una superficie de 37.440 metros cuadrados, «detraídos del total de 152.826 adquiridos por la sociedad a doña Patrocinio Vera de Lozano y a don Benjamín Barrié, por la cantidad de 31.250 pesetas».

Parte de aquellos terrenos los ofreció la referida Sociedad al Ayuntamiento para edificar un establecimiento penitenciario, al que ya hemos aludido en otras ocasiones.

En febrero de 1890, se recoge en las actas municipales los siguientes extremos:

Primero, que se proceda al nombramiento de la junta administrativa de cárceles de esta capital, conforme al real decreto de cuatro de octubre de 1877, por el gobierno de Su Majestad, para que después de constituida, pueda cumplir lo que preceptúa en los puntos quinto y sexto del artículo dieciséis, de dicho decreto.

Segundo, que se excite de los señores senadores y diputados por esta provincia, a fin de que se presenten en las Cortes el oportuno proyecto de ley, para ceder el edificio del Estado, en que hoy se encuentra instalada la cárcel de este partido judicial, al Ayuntamiento de Alicante, y conseguido esto, que se aplique el producto de su venta a menos contribuir entre los partidos judiciales dependientes de la Audiencia de lo criminal de esta capital, y en la proporción de lo que a cada uno de ellos corresponda, por riqueza territorial e industrial.

Tercero, que el excelentísimo Ayuntamiento de Alicante tiene la propiedad de nueve mil quinientos metros cuadrados de terreno que la Sociedad «Los Diez Amigos» ofreció en el barrio de Benalúa de esta ciudad, para levantar en él el edificio destinado a cárcel de la Audiencia de Alicante, y que su valor será también a menos repartir entre los partidos judiciales antes citados, que son los que han de costear la construcción de la nueva cárcel.

Cárcel llamada Reformatorio de Adultos y que hoy, en su mayor parte, ocupa el Palacio de Justicia.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

¡CUMPLIMOS DIEZ AÑOS!

jueves, 23 de marzo de 2017


Era impensable hace diez años, cuando inauguré el proyecto con este artículo, cuando apenas había información de la ciudad en Internet, que la divulgación de artículos y conocimientos sobre el barrio de Benalúa pudiera tener éxito. La explosión de las redes sociales todavía no había sido detonada, ni existía tal proliferación de imágenes antiguas por la red.

Realmente estamos orgullosos de haber abierto en 2007 esa pequeña puerta que arrojaba algo de luz y dejaba salir la ingente cantidad de información cultural alicantina que permanecía oculta hasta entonces, solo accesible a una inmensa minoría. 

Y aquí estamos, nada menos que DIEZ AÑOS DESPUÉS, hablando de Benalúa, divulgando la historia de Alicante de todas las formas posibles que sabemos: en blogs, webs, periódicos, revistas, llibrets, visitas guiadas, youtube, streaming o televisión. Tal vez hayas conocido una pieza más de nuestra historia gracias a este proyecto,  la hayas contado en otro lugar y así hayamos construido juntos una tela de araña gigantesca que ayude a recuperar el patrimonio cultural de Alicante. La bola de nieve es imparable.

Gracias por seguir visitando nuestro enorme catálogo de artículos sobre el barrio de Benalúa en Alicante. Fue el primer blog sobre un barrio de nuestra ciudad y está al alcance de todos. Para la inmensa mayoría.

Nuestra última adquisición:






Enviar este artículo por email Etiquetas:

LOS PRYTZ Y SUS FANTASMAS (Y III)

martes, 14 de marzo de 2017

18.01.2016 
Manuel Prytz, que era cónsul de Suecia, Noruega y Panamá, fue elegido decano del Cuerpo consular alicantino. Un periodista con seudónimo escribió: «(?) Pero el Cuerpo consular es el menos interesante de los Cuerpos en que Manolo Prytz ha ejercido su decanato», después de explicar: «Manolo Prytz es un caballero que vive en Alicante la vida dulce del millonario (?). Donde hay una flor, va él y liba refinadamente. Por sus labios han pasado muchas flores» (El Luchador y Diario de Alicante, 3-11-1932).


Y es que Manolo tenía fama de mujeriego. Tras la guerra civil, se rumoreaba que en su mansión de la calle Foglietti celebraba frecuentes bacanales con prostitutas y amigos tan libertinos como él.


El 6 de marzo de 1910 se casó en San Nicolás con Adela Chápuli de las Faces, pero se separaron poco después sin llegar a tener hijos. Secretaria de la Junta de Damas contra la Tuberculosis (redactó la Memoria del año 1918), Adela solía veranear en San Sebastián y mandó construir un panteón en 1934, donde fue enterrada en 1945.


Manuel Prytz firmó su primer testamento el 8 de mayo de 1935. En él nombraba como único heredero a su sobrino Hugo, a quien hacía la siguiente recomendación: «que huya de las mujeres en general, antes que cualquier desengaño pueda nublar su felicidad».


Murió en Madrid el 4 de marzo de 1942, a los 66 años de edad, pero su cadáver fue trasladado a Alicante, para ser enterrado en el panteón familiar que había hecho construir diez años antes.


Además de los bienes que tenía en España, cuando falleció poseía muchos otros en el extranjero, depositados en un banco suizo, otro de Londres y dos de Nueva York.


Todos sus bienes fueron repartidos según lo testado el 25 de septiembre de 1940. En este segundo testamento desheredaba a su sobrino Hugo porque le desobedeció al casarse con una chica humilde de 15 años (con ella tuvo once hijos y trabajó en el Servicio Nacional del Trigo, en Alicante, hasta 1957, que se fue trasladado a Tarragona).


Los muebles y enseres que había en la casa de Foglietti 6, fueron repartidos entre sus amigos José Gómez Taza y Eladio Bañón Solera, quienes además recibieron 100.000 pesetas cada uno (el primero también heredó la finca sanjuanera de La Piedad).


Asimismo, entre otras donaciones, el testamento otorgaba 500.000 pesetas al párroco de Benalúa, «para que reconstruya la parroquia»; otras 500.000 pesetas a la Cruz Roja, «para construir un edificio hospital en el terreno que existe contiguo a mi domicilio de la calle Foglietti nº 6»; este edificio también era legado a la Cruz Roja; y a su cocinera, María Cremades, le entregaba 50.000 pesetas, «que aunque me ha sisado mucho durante los años que ha estado a mi servicio, y yo lo sé, a cambio ha tenido la gentileza de no haberme pedido nunca aumento alguno de sueldo, cobrando hoy los mismos doce duros que le fijé de sueldo el primer día que entró en mi casa».


Cuando el Ayuntamiento le concedió la medalla de oro de la ciudad, el alcalde Carbonell dijo de él: «este hombre, como todos los hombres, tiene un debe y un haber en la cuenta de sus cosas, o en la cuenta con la vida». Bien debían saberlo los alicantinos de entonces. Como también lo sabemos ahora los alicantinos de hoy. Al fin y al cabo, como hemos ido viendo, don Manuel Prytz (Manolo para familiares y amigos) fue un hombre con luces y sombras: capaz de llevarse bien tanto con demócratas como con fascistas; de mostrarse familiar y protector con los suyos, pero también de repudiar cruelmente a quien le desobedecía; de agredir a una empleada suya, propiciando igualmente la seguridad laboral de quienes trabajaban para él; de anhelar la compañía femenina, pero dar consejos misóginos.


Por encima de todo, Manuel Prytz fue un alicantino de corazón que demostró como pocos su amor a su ciudad natal. Hace ahora un siglo, un periodista escribió refiriéndose a él: «El mejor patriota alicantino es sueco».


La Cruz Roja no pudo convertir en hospital la mansión de Prytz porque ésta había sido construida como vivienda y su adaptación habría costado mucho más de las 500.000 pesetas legadas. De manera que este dinero fue destinado a mejorar el hospital que la Cruz Roja ya tenía funcionando en la avenida de Alcoy.


Así, pues, la mansión de Prytz quedó abandonada durante tres décadas. Un tiempo más que suficiente para convertirse en una casa embrujada. Junta a ella fue construido el colegio de las Teresianas, desde el cual muchas alumnas solían pasar al jardín de la mansión, divertidas y asustadas a la vez por el peligro que representaba acercarse a un lugar en el que se oían ruidos inquietantes, como el crujido de maderas o el chirrido de puertas y ventanas, a través de las cuales se veían algunas noches luces fugaces vagando por las estancias. Muy pronto se identificaron tales ruidos y luces misteriosas con la existencia de fantasmas, y más concretamente con el de Manuel Prytz. En una sociedad tan puritana e hipócrita como la franquista de la posguerra, que consentía pero no perdonaba los devaneos y excentricidades de los ricos (varones, por supuesto), la figura del último propietario de aquella mansión abandonada resultaba idónea para adquirir la condición de espectro condenado a la soledad eterna. Y la leyenda del fantasma de Prytz, encerrado en su vieja mansión de la calle Flogietti, fue creciendo en el barrio de Benalúa y en el resto de la ciudad a lo largo de las décadas de 1950 y 1960.


Los extraños ruidos y ocasionales luces nocturnas que decían algunos testigos haber oído y visto en aquella casa, se explicaban por la presencia de ladrones que la frecuentaron durante años, para llevarse todo cuanto de valor (aunque fuera poco) quedaba todavía en su interior, como los cristales y tuberías de plomo. Para evitar estos asaltos, la Cruz Roja permitió que el matrimonio formado porDiego Tovar y Josefina García ocuparan una parte de la casa con sus hijos, a cambio de que ejercieran de vigilantes.


A pesar de ello, no pocos alicantinos siguieron creyendo en la existencia del fantasma de Prytz o prestaban oídos a lo que de él se contaba.


Con un avance el día anterior, INFORMACIÓN publicó el 12 de enero de 1958 un reportaje titulado «Aquí no hay fantasmas», en el que Fernando Gil explicaba la velada que había pasado dos noches antes en la vieja mansión, que se hallaba «en venta desde hace algún tiempo, sin que por lo que parece, haya sido fácil hallar comprador en virtud del rumor tan extendido sobre la presencia en esa finca de esos personajes tan circunscritos a la superstición popular». Desde las diez y media de la noche hasta las cuatro y media de la madrugada, Gil estuvo dentro de la mansión compartiendo una botella de coñac, varios bocadillos de jamón, dos paquetes de Bisonte y una partida de dados a la luz de las velas con el subdirector del periódico, Pepe Sanz Moliner, y el reportero gráfico Vicente Sánchez. En tono jocoso, Gil hizo una descripción del supuesto edificio embrujado (vigilado por la familia que vivía en una casita aledaña) y llegó a la conclusión que plasmó en el mencionado titular.


Un segundo artículo sobre este asunto apareció en INFORMACIÓN el 6 de agosto de 1968, firmado por Enrique Entrena. Acompañado por el fotógrafo Perfecto Arjones, tras visitar también de noche la mansión, llegó a la misma conclusión que su compañero Fernando Gil, tal como indicaba el título del reportaje: «El fantasma de Prytz no vive en Benalúa». Con un estilo igualmente desenfadado, Entrena describió el edificio (frente al cual se encontraba el cuartel de la Policía Armada -Policía Nacional-), vigilado por la misma familia, que ahora ocupaba algunas de las estancias de la planta baja.


La vieja mansión desapareció a finales de la década de 1960 o principios de 1970. En el solar fue levantado el edificio que hay en la actualidad.


El palacete que Carlos Prytz hizo construir en la finca Buena Vista de San Juan, hoy es sede del Instituto Alicantino de la Familia Pedro Herrero, dependiente de la Diputación. Varias de las antiguas estatuas que había en su parque (construidas con mármol de Carrara) fueron trasladadas hace años al parque de Canalejas, adonde se dice se trasladó el fantasma de Manolo Prytz cuando fue expulsado de su vieja mansión de la calle Foglietti.


El panteón de los Prytz sigue bajo el cuidado municipal. En él están enterrados, además de Manuel, sus padres, sus hermanos CarlosVirginiaLuisa y Luis, y su cuñada Ismaela Eceiza.


www.gerardomunoz.com

También puedes seguirme en www.curiosidario.es

Enviar este artículo por email
Volver arriba