COMO NUEVAS: HARINAS BUFORT

domingo, 4 de diciembre de 2016
Publicado porElkiko

En el anterior capítulo sobre la rehabilitación de la fachada de Harinas Cloquell (vecina calle por medio de la que hoy nos ocupa) y que podéis leer AQUÍ si os apetece refrescar la memoria, ya dije que estas actuaciones no eran definitivas, que se trataba únicamente de un lavado de cara, un intento de dignificar algo el degradado entorno otrora industrial de Benalúa (del que solo quedan estas dos fábricas en pie y en funcionamiento) y la entrada sur a la ciudad. Al formar una unidad de actuación específica y pasar lo que ha pasado con la famosa burbuja inmobiliaria, están ahí, en pie y sujetas a la voluntad de sus propietarios, del plan parcial de Benalúa Sur, de la crisis y del Ayuntamiento de Alicante, que de momento (y únicamente) ha pactado con los dueños, estas intervenciones.
En este caso en concreto, la actuación ha sido un poco más amplia, literalmente hablando, porque se han pintado bastantes más metros cuadrados de fachada que en el caso de Cloquell. Se ha actuado sobre la totalidad de las fachadas de la calle Doctor Just, la avda de Elche y un trozo de García Andreu, justo hasta el límite de los silos, poniendo en valor esta magnífica fachada, proyectada por Miguel López en 1941 y en la que según Urbipedia: "El autor se deja seducir por elementos vinculados al mundo de la máquina y el transporte, y aparecen por ejemplo las típicas ventanas con forma de ojo de buey.".
El culmen de este proceso, ha sido la intervención de la Concejalía de Imagen Urbana, que en colaboración con la Asociación Alicante Colors y los propietarios, han plasmado en la fachada con más longitud y frente al acceso del Colegio Público Benalúa, un mural didáctico que nos explica el proceso que llaman "De la espiga a la mesa" y que refleja el proceso que se sigue desde la recolección en el campo del trigo, hasta que llegan sus productos ya elaborados a nuestra casa, pasando por los molinos, el horno, etc...



 El proceso ya estaba en marcha.
 Estado anterior de la fachada.

 Sobre este tramo no se ha actuado.
 Los vecinos bien avenidos (supongo).

 Lienzo en blanco...





 De la espiga a la mesa.

Vista de conjunto.
Y la música me ha costado mucho encontrarla, porque recuerdo haber oido en actuaciones de bailes muy nuestros, una canción donde se decía "A la mar que t'en vages no em dona pena, deixa'm farina i llenya" y yo la quería para esta ocasión, pero al parecer va cambiando la farina per l'arròs o pels diners...dependiendo del lugar donde se cante. Gracias a mi amiga Eva Ortiz Gàlvez que me ha ayudado y me ha encontrado este vídeo donde está esa estrofa...
Y por supuesto, no puedo dejar de recomendar otra vez la visita al Blog del Barrio de Benalúa, para saber mucho más de la historia de estas fábricas "Las harineras de Benalúa" .
Publicado conjuntamente con el blog Alacantí de profit

Enviar este artículo por email Etiquetas: , ,

LA ESCUELA DE TRABAJO DE BENALÚA

jueves, 1 de diciembre de 2016

Artículo de Alfredo Campello publicado en Alicante Vivo


Recientemente cayó en mis manos el libro "La formación profesional en Alicante. Desde sus inicios hasta el fin de la Transición" dedicado personalmente por su autor Francisco Sampedro Forner. En realidad debía haberse incluido en la revista Canelobre nº 55 dentro del monográfico dedicado a la Educación en Alicante. Por lo visto, debido a su extensión la Diputación Provincial decidió editarlo en formato libro. Hasta aquí todo correcto.

Lo que llama la atención es la absoluta desgana con que la propia Diputación ha realizado el mencionado libro, tanto en diseño como en maquetación. Una portada con dibujos del pintor Manuel Baeza que creemos que no es la más adecuada para la obra, un canto en el que no se menciona el título completo de la obra, ni su autor y unos interiores dignos del copy-paste. En vez de un libro parece que estamos viendo unos apuntes de la carrera sacados de copistería. Rematan la faena las dedicatorias del Presidente de la Diputación y de Diputado Pedro Romero al autor Francisco Samper (sic).

Por suerte, el contenido, que a fin de cuentas es lo que realmente importa, es excepcional. Tomando como base este libro así como múltiples artículos de prensa de la época hemos querido aproximarnos a la historia de la Escuela de Trabajo situada originariamente en la calle del Capitán Dema en el alicantino barrio de Benalúa.

Tenemos que retrotraernos al 27 de mayo de 1926. Ese día, tras una reunión con el Gobernador Civil y Militar de Alicante General Cristino Bermúdez de Castro y Tomás se constituyó la Junta Provincial de Enseñanza Industrial con el mencionado militar como Presidente. Bermúdez de Castro solicitaría poco después autorización del Ministerio de Trabajo para la instalación de una Escuela de Trabajo en Alicante puesto que se cumplían todos los requisitos que mandaban las leyes. Dicha propuesta fue aceptada el 20 de enero de 1927 y las clases comenzaron el 17 de febrero.

El edificio escogido para la mencionada escuela estaba situado en la Calle del Capitán Dema, anteriormente conocida como Calle Illice. Se trataba de un edificio de finales del siglo XIX cuya adquisición costó 35.000 pesetas y que había sido usado como oficinas de Tranvías de Alicante. Ocupaba un solar de 1200 m2 con edificio principal, cuadras para las mulas (eran tranvías de tracción animal) y un cobertizo con fachada a la Calle de los Doscientos con tres fosos destinados a lavado y reparación de los tranvías. El conjunto llevaba clausurado y abandonado desde 1922 fecha de la electrificación del tranvía. Se realizaron obras de reforma como reparación de carpinterías, enlucidos, solados de hormigón así como la reforma de toda la fachada, realizándose de nueva planta los locales para aseos y el guardarropa. El coste de las obras ascendió a 23.248,31 pesetas. En 1930 se realizaron nuevas reformas y ampliaciones con un coste de 38.648,87 pesetas.

La Escuela de Trabajo en 1929 (foto del libro)

Como el edificio no estuvo preparado para el inicio del primer curso completo (1927-1928), las clases fueron impartidas en un piso de la Calle de la Lonja de Caballeros nº1 realizándose las prácticas en talleres particulares.

Su primer director fue José Seva Ivorra, Ingeniero Industrial, Teniente Coronel y Delegado Gubernativo de la zona de Alicante e Hijo Predilecto de Sant Joan d'Alacant que tomó posesión de su cargo el 4 defebrero de 1927. Los oficios que se estdiaban eran Ajustador-Mecánico, Herrero, Forjador, electricista, CArpintero, Albañil y Fontanero. Se matricularon 108 alumnos, 27 de los cuales entraron en 1º y el resto en clases complementarias nocturnas. El presupuesto para el primer curso fue de 195.466 pesetas aportadas por la Diputación y 30.000 más del Ayuntamiento.
José Seva Ivorra (1876-1957)
Primer Director de la Escuela

Tras la caída de la Dictadura de Primo de Rivera, se inicia una campaña mediática para retirar de cargos destacados a los llamados "emboscados" es decir, políticos y dirigentes nombrados durante la Dictadura que seguían resistiendo en sus puestos. En 1930 El Luchador incia la batalla llamando ridículo al Director José Seva por afirmar que todos los alumnos de la Escuela debían ser monárquicos, ridiculizando su discurso. Poco después Diario de Alicante acusa a Seva de mentir en lo referente a su nombramiento puesto que la Real Orden del 4 de abril de 1927 no había sido publicada en la Gaceta. Se le acusaba directamente de entrar por enchufe y colocar a su amistades como profesores.

Pero es tras la implantación de la República cuando Diario de Alicante comienza una campaña feroz contra José Seva Ivorra. Se le acusa de boicotear a la República por negarse a ceder locales de la Escuela de Trabajo para instalar a escolares que quedaron sin escuelas tras los Sucesos del 11 de mayo. Al mes siguiente publican la carta por la que los alumnos solicitan al Ministerio su retirada del cargo. Seva decide tomarse una baja por enfermedad de 6 meses sin presentar parte médico alguno y negándose a ser reconocido. El 19 de setiembre de 1931 la Escuela Elemental del Trabajo de Alicante pasa a depender del Ministerio de Instrucción y Bellas Artes.

El inicio de la Guerra Civil provoca la clausura y desmantelamiento de la Escuela de Trabajo, la cual es reabierta en el curso 1939-1940 con Rafael Alberola Herrera como Director y 250 alumnos matriculados. Prácticamente se consigue recuperar todo el material incautado.

Con la Ley Orgánica de 1955 de Formación Profesional Industrial que anula la Ley de 1928, las Escuelas de Trabajo pasan a denominarse Escuelas de Maestría. En el curso 1957-1958 comienza el adaptamiento a la nueva Ley. Aún así, hast el curso 1965-1966 se segurían impartiendo hasta su extinción los estudios del Plan de 1929.

En el año 1957 el Ayuntamiento de Alicante concede al Estado un solar de 7.294 m2 en la prolongación de Catedrático Soler 88 (hoy Avenida Alcalde Lorenzo Carbonell 32-34) para levantar la nueva Escuela de Maestría obra del arquitecto Juan Antonio García Solera con un coste de 18.244.477,43 pesetas. El nuevo edificio sería inaugurado por el Ministro de Educación y Ciencia Manuel Lora-Tamayo (yerno de la Hija Predilecta de Sant Joan Amelia Asensi Beviá) el 15 de mayo de 1967, siendo el curso 1966-1967 el primero en el nuevo edificio. A partir de ese curso las matrículas, obviamente, se duplican.

Foto aérea del Polígono del Babel

Tras la reforma de finales del Franquismo, las Escuelas de Maestría Industrial pasarían a denominarse Institutos Politécnicos siendo reformados también sus estudios. Con la llegada del Director Juan Antonio Montesinos se amplían las instalaciones del centro que se suceden año a año debido al aumento de la matrícula. En 1978 se dan por terminadas estas obras.

El Politécnico en 1968. Foto: Arjones.
Del libro "Crónica de 25 años"

En la actualidad el Instituto de Enseñanza Secundaria Antonio José Cavanilles, que es su actual nombre, ofrece los dos ciclos de la ESO, Bachillerato en las especialidades de Humanidades y Científico Tecnológico y Ciclos Formativos de Formación Profesional de grado medio y superior.

Fuentes:
-La Formación Profesional en Alicante. Francisco Sampedro Forner. Ed Diputación de Alicante, 2009. 
- Prensa histórica
Noticias relacionadas:
El Archivo Provincial presenta los fondos cedidos por el Instituto Cavanilles de Alicante (PINCHAR)



ALFREDO CAMPELLO QUEREDA

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

UNA INTERVENCIÓN EN HARINAS CLOQUELL

viernes, 25 de noviembre de 2016
Publicado porElkiko

Esta intervención tuvo lugar en 2012, pero merece ser recordada. De todas formas, en los anteriores artículos en los que he hablado de rehabilitaciones (hechas con mejor o peor fortuna, eso es verdad), las obras se realizaban para mejorar el aspecto de la construcción y para alargar su vida útil, pero en este caso no es exactamente así. Ni en este caso ni en el de la vecina Harinas Bufort, pero desde luego menos en éste. Porque en realidad la supervivencia de los edificios está en el aire y sujeta a muchas circunstancias, tales como el fin de la crisis, la voluntad de los propietarios de los mismos y desde luego a la nula voluntad de nuestro Ayuntamiento a hacer nada por salvar estas joyas de la arqueología industrial de nuestra ciudad. Y me refiero en especial a Harinas Cloquell como lejos de la tónica de los capítulos anteriores, porque no ha habido una rehabilitación en sí, sino una intervención artística, que ha soprendido a mucha gente. Sorprendido y desencantado. He de reconocer que yo fui uno de ellos, pero no porque no me gustara lo que se ha hecho, sino porque pensaba que se iba a hacer algo más completo, una pintura y arreglo completo de las fachadas y de los silos. Pero nos hemos tenido que conformar con una intervención parcial, que me gusta, pero parcial. Y se hizo en el seno de Casa Mediterráneo, en su #marea (pinchando en el enlace se os explica todo) y por el autor griego Alexandros Vasmoulakis, del que en ese mismo enlace hay un acceso a su web, eso en lo referente a la figura central, porque el resto es de Alicante Colors.
Voy a copiar unas palabras que el amigo Dani Simón (al que se representa en un par de sitios del grafiti, entre ellos en "ese" sitio de la figura femenina gigante) tuvo la amabilidad de poner en facebook sobre el asunto, explicando un poco la razón que tuvo el autor al tapar la zona genital a cosa hecha: "quería poner algo que desentonara a propósito con el resto de la figura y tapara aposta la zona genital del personaje para jugar con la ambiguedad. En realidad la figura pretende ser un guiño a la transexualidad (acorde con las personas que frecuentan la zona). Se observan pelos en los brazos y en las piernas de la figura y se tapa aposta la zona genital para arrojar ambigüedad con el sexo del personaje. Hay que decir que los temas de género están muy presentes en la obra de Alexandros Vasmoulakis".
Y os voy a poner unas cuantas imágenes del asunto, porque aunque no es un tema de palpitante actualidad, seguro que salvo las personas que aparquen ahí, el resto ha pasado deprisa y corriendo en coche, sin tiempo a fijarse...










Artistas y colaboradores.

La zona en el nuevo PGOU alicantino.

Y para los momentos musicales de la entrada, se me ha ocurrido poner un temazo de 2001 "Survivor" en el que las Destiny Child (con Beyoncé a la cabeza) las pasan canutas intentando sobrevivir...

Y aquí os dejo un enlace IMPRESCINDIBLE para entender todo lo relacionado con las harineras, el proceso urbanístico correspondiente y demás avatares del asunto: "Las Harineras de Benalúa"
 El artículo original se publicó en el Blog Alacantí de profit 

Enviar este artículo por email Etiquetas: , ,

LA INAUGURACIÓN DEL ASILO DE BENALÚA

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La inauguración del Asilo de Benalúa
por Ernesto Martín Martínez
Artículo publicado en el Llibret de la Hoguera de Benalúa, 2016
Y EN ALICANTEVIVO.ORG

In fide Jesucristi colocamus lapidem istum primarium in hoc fundamento,
In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti.

 Imagen del Asilo de las Hermanitas de los pobres a finales del siglo XIX
 En la calle Santa María Mazzarello todavía resiste, abandonado a su suerte, el edificio que otrora fue antiguo Asilo de las Hermanitas de los Pobre Desamparados, Centro de Día de la Comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y Residencia Virgen del Remedio: el Asilo de Benalúa. Majestuoso, pero solitario y vacío, esperando convertirse algún día en un futuro centro social, hoy malvive envuelto en un áspero silencio que contrasta con la algarabía del día de su inauguración.

Su construcción comenzó a gestarse al mismo tiempo que el propio Barrio de Benalúa, a finales del siglo XIX. Los promotores de la misma fueron don José Carlos de Aguilera y Aguilera, IV marqués de Benalúa, y su esposa, la alicantina María Enriqueta Waring y Hernández de Tejada, legítimos propietarios del solar por aquel entonces erigido en el llano del Espartal, en un punto conocido como Antigones1. Pocos saben que el Asilo fue una donación de los marqueses de Benalúa a la congregación francesa de las Hermanitas de los Pobres Desamparados en 1885 y que dicha donación se mantendría siempre y cuando la construcción se destinara a fines no lucrativos y de interés social para la ciudad de Alicante, porque si esta condición no se cumplía, la totalidad del solar y la edificación del mismo pasaría a los descendientes y herederos de los marqueses de Benalúa. Así se creó el asilo de Benalúa, para dar cobijo a transeúntes, ancianos, enfermos y a todos aquellos que se encontraran en situación de desamparo.

José Carlos de Aguilera y Aguilera, marqués de Benalúa
El viernes 23 de abril de 1886, cuatro años después del establecimiento de las Hermanitas de los Pobres en Alicante, a las seis de la tarde, una concurrencia inmensa llenaba la extensa explanada donde iba a levantarse el albergue. Numeroso gentío de todas clases y condiciones se aglomeraba mientras resonaban desde lejos las armonías de la banda militar dirigida por el profesor José Arias con objeto de celebrar el acto de bendecir y colocar la primera piedra del Asilo.

Sor Santa Teresa, Sor Filomena, Sor Santa Cira, Sor Santa Alina, Sor Eugenia y Sor San Román representaron a la congregación de Alicante en este solemne acto de inauguración que contó con el Obispo de Orihuela, Victoriano Guisasola y Rodríguez, su Secretario de Cámara y gobierno, el Capellán de honor, el abad y canónigos de la Colegiata de San Nicolás; junto a ellos, el alcalde de la ciudad, Julián de Ugarte y Palomares, los Tenientes de Alcalde, el Síndico y concejales del Ayuntamiento; evidentemente, también hubo representación de los “Diez Amigos”: el marqués, el doctor Soler, Alberola, Carratalá, Pardo, Pérez Medina y Guardiola (este último, además, como Arquitecto Director de las obras del Asilo).

Imagen del Asilo publicada en 1901 en De mi barrio, de Ernesto Mendaro.
Revestido el señor Obispo de pontifical, hizo una aspersión a una cruz de madera, puesta en el sitio que ocuparía años más tarde el altar mayor de la Iglesia del Asilo2; inmediatamente después bendijo una piedra cuadrada, haciendo en cada uno de sus ángulos una cruz con un palustrillo de plata. Cantadas por el Clero las letanías ordinarias, se entonó la antífona Mane surgeus Jacob y, mientras sonaba el Salmo 128 de David, el señor Guisasola bajó a una zanja abierta y colocó la primera piedra del Asilo de Benalúa. El contratista de las obras, Rafael Antonio Moreno, presentó un cajoncito con argamasa del que tomó el señor Obispo una porción para afirmar el cimiento de la citada piedra y, finalmente, rociar con agua bendita las zanjas abiertas para los cimientos del nuevo edificio, entonando el Aperges me Domine hisopo y los cantores, el Miserere. El cronista Viravens fue el elegido por las Hermanas para el desempeño de levantar el acta de inauguración.

Del acta de Viravens se hicieron tres copias: una, con destino al palacio episcopal de Orihuela; otra, al Archivo Municipal de Alicante; la tercera fue para la Congregación de las Hermanitas de los Pobres, que queda encerrada en un bote de cristal lacrado, sellado y depositado por el alcalde en una cavidad practicada en la piedra que había bendecido el obispo Guisasola. Las obras, que comenzaron oficialmente a partir de ese día, fueron dirigidas gratuitamente por el arquitecto José Guardiola Picó, sufragadas únicamente por donativos, hecho que explica la construcción del edificio por fases.

Tras veintitrés años de construcción, se dieron por finalizadas las obras en 1909. Originariamente, el benéfico asilo contaba con seis dormitorios en los que dormían los asilados repartidos en camas de hierro, tenía una modesta cocina económica y amplios salones con grandes mesas de madera y sillas de paja. La austeridad, tan opuesta al pomposo acto inaugural, rigió toda la labor de estas Hermanitas durante casi cien años. Desgraciadamente, la Congregación abandona la institución en el año 1986, llevándose a las personas que entonces eran atendidas en el asilo a otra institución, de la que era propietaria, fuera de la ciudad. 

Calle del Asilo en un plano de la ciudad de Alicante de 1931.
(Hoy, calle Santa María Mazzarelo)
Actual Carrer Asil, perpendicular a Enriqueta Elizaicin.

Sin embargo, nuestro edificio todavía viviría una segunda inauguración tras la marcha de las Hermanitas. La Diócesis de Orihuela-Alicante, con el Obispo Barrachina a la cabeza, adquirió los derechos de reversión sobre el inmueble a los herederos del marqués de Benalúa en diciembre de 1987 por ciento diez millones de pesetas. Para ello se hizo una importante campaña y cuestación en toda la ciudad que fue acogida muy generosamente. Una vez más, al igual que en época de las obras de Guardiola, la ciudad de Alicante se volcó con numerosas donaciones tanto de particulares como de las administraciones públicas, Ayuntamiento y Diputación de Alicante. El sucesor al frente de la Diócesis, el Obispo Álvarez Martínez, continuó las gestiones con el fin de poner en funcionamiento el Asilo y buscó que una comunidad religiosa se hiciera cargo de la dirección del mismo, siendo finalmente las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl quienes aceptaron esta misión. Al mismo tiempo se constituyó, en febrero de 1990, la Fundación «Obra Asistencial Virgen del Remedio». Solo ocho meses después comenzó a funcionar como Centro de Día, dirigido por las Hijas de la Caridad, atendiendo a cincuenta alicantinos.

El compromiso ciudadano para con el Asilo de Benalúa fue tal que, en tiempo récord, el 12 de junio de 1991, vuelve a inaugurarse, ahora «Residencia Virgen del Remedio de Alicante», en otro jubiloso e institucional acto. Impulsado por las ayudas y donativos del pueblo alicantino, el remodelado inmueble (con nuevas infraestructuras y equipamiento) estuvo atendiendo las necesidades de las personas más vulnerables hasta el 5 de octubre de 2010, pues la Residencia se trasladó a San Blas para seguir con sus funciones en un edificio de nueva construcción, situado en la avenida Isla de Corfú.3

Asilo funcionando como RESIDENCIA "VIRGEN DEL REMEDIO" 1991-2010


Quizás era difícil adaptar el Asilo a la nueva normativa autonómica, quizás pareciera imposible realizar las obras de adaptación y mantener su servicio como residencia (hubiera sido necesario reubicar a los residentes en otros lugares mientras se llevaban a cabo las obras), o quizás urgía una fuerte inversión económica de la que no podía hacerse cargo el centro, no lo sabemos con claridad. El hecho es que el edificio que proyectó Guardiola y bendijo Guisasola queda vacío, desierto y sin uso desde 2010, fecha en la que se convierte en un continente sin contenido, atrapado en un mar de burocracia que se hunde en complejas espirales de peticiones y recalificaciones.

A pesar de todo, es posible que un hilo de luz asome por entre su cristales: el 23 de abril de 2016 la ciudadanía se une en un acto que reclama la reversión de su propiedad a la ciudad4 para que sus instalaciones sean utilizadas por los alicantinos. En la puerta de la edificación se congrega un nutrido grupo de gente que inicia una ruta por el barrio en día de mercadillo. Una jornada con música, baile, talleres y hasta comida de aportaciones que queda sellada con una cadena humana, un gran abrazo colectivo al Asilo de Benalúa, poniendo de manifiesto que no solo debe ser conservado, restaurado y rehabilitado, sino que además se merece una nueva inauguración como centro destinado a fines no lucrativos y de interés social, el deseo original de los marqueses de Benalúa en 1895.

Jornada ASÍ-LO QUEREMOS, 23 de abril de 2016
BIBLIOGRAFÍA
ALICANTE, Ayuntamiento. Archivo Municipal de Alicante.
MENDARO DEL ALCÁZAR, Ernesto, De mi barrio, Imprenta y litografía de Tomás Muñoz, 1901.
PRENSA HISTÓRICA, REVISTAS Y BOLETINES - HEMEROTECA:
- El alicantino: diario católico
- El Eco de Orihuela: semanario, independiente, científico, literario industrial, comercial y agrícola
- El Graduador: periódico político y de intereses materiales.
- La Correspondencia de Alicante: diario noticiero. Eco imparcial de la opinión y de la prensa.
- El nuevo alicantino: Propiedad y Órgano Oficial del Círculo Católico de Obreros
- La unión democrática: diario político, literario y de intereses materiales
- Noticias Diocesanas, Boletín informativo de la diócesis de Orihuela-Alicante
, Año XIII, n.º 302 17-30 de octubre de 2010
WEB ALACANTÍ DE PROFIT http://alacantideprofit.blogspot.com.es
WEB ALICANTE VIVO www.alicantevivo.org
WEB BARRIO DE BENALÚA www.barriodebenalua.es
WEB CONTINENTES SIN CONTENIDO contsincont.blogspot.com.es
WEB HIJAS DE LA CARIDAD http://www.hijascaridad.org/
_______________
1 Antigones fue el nombre original de la calle que luego se llamó calle del Asilo y hoy, Santa María Mazzarello.
2 La capilla neogótica, inaugurada el 15 de octubre de 1907, fue obra del arquitecto modernista Enrique Sánchez Sedeño; la costeó íntegramente José de Rojas y Galiano, VIII Marqués del Bosch, cuyos restos fueron depositados, junto a los de sus familiares, en la cripta del Asilo. Posteriormente, las cenizas de la familia Rojas se trasladaron a las criptas de la parroquia San Juan Bautista de Benalúa. Nada sabemos de los restos de los marqueses de Benalúa, José Carlos y Enriqueta, en un principio también depositados en la cripta del Asilo.
3 Rafael Palmero Ramos, Obispo de Orihuela-Alicante y Presidente de la Fundación «Obra Asistencial Virgen del Remedio», inauguró esta nueva Residencia Virgen del Remedio, sita junto al IES San Blas, el viernes 15 de octubre de 2010 a las seis de la tarde.
4 Jornada ASÍ-LO QUEREMOS, organizada por la Asociación de Vecinos de Benalúa El Templete y el colectivo Continentes sin contenido el 23 de abril de 2016, de numerosa participación y gran interconexión entre diferentes colectivos alicantinos, y en la que tuve la oportunidad de guiar la ruta histórica por el Barrio de Benalúa.





ERNESTO MARTÍN MARTÍNEZ

Enviar este artículo por email

EDIFICIOS "SINGULARES" EN BENALÚA: LA COOPERATIVA SINDICAL DE VIVIENDAS "LA BENALUENSE"

martes, 19 de abril de 2016
Publicado porElkiko

¿Qué son los "Edificios singulares" ? pues lo expliqué con detalle en ESTE ARTÍCULO pero lo voy a resumir mucho: en los primeros años 60 y con los más variados pretextos, se hicieron una serie de edificios en la ciudad de Alicante con muchos más pisos de los que se debía y al margen de las normas urbanísticas de entonces. Se les legalizó en 1969 (aprox) declarándolos eso: "Singulares".

Y entre ellos están los de la Cooperativa Sindical de viviendas La Benaluense, que sobre un solar de 2.008 m2, edificó 119 viviendas, locales y plazas de garaje repartidos en 3 edificios, entre la Avda Catedrático Soler y las calles Dr. Just, Pérez Medina y Quintiliano. En esta ocasión no solo se cometió la irregularidad de edificar alturas de más (excepto en el bloque de Quintiliano) sino que se rizó el rizo, porque todos ellos fueron levantados en zona industrial, no apta para viviendas. Y el asunto se solventó dando la licencia, pero advirtiendo que las obras no se podían empezar hasta que no se cambiara la calificación del suelo, una forma de actuar muy curiosa.

El resultado es el que hay: los bloques con 12 alturas son visibles desde muchísima distancia cuando accedes por las carreteras del sur, estropeando el paisaje no solo por su altura que queda disimulada entre otros similares, pero sí porque precisamente la parte más visible es la que tiene los patios de luces y que el arquitecto Sr Fajardo, no tuvo al menos el detalle de dar tratamiento también de fachada. Yo me imagino que tendrían la pretensión de hacer también 12 alturas en la C/Quintiliano y así quedaría el patio en el interior, pero eso es solo una presunción mía no contrastada.



Los edificios hace unos meses: por parte de la Comunidad del 21, se ha procedido a pintar la fachada del patio con el mismo color que las de las calles, así queda disimulado un poco el "efecto patio" de esa fachada.


Enormes patios para dar luz a tanta altura. Planos de Catedrático Soler/Dr Just, aunque luego hubo alguna variación.

Lo del edificio de Catedrático Soler/Pérez Medina fue curioso: primero se pidió licencia para un edificio con la altura de las normas y luego (por lo visto cuando les dijeron que no había problema) pidieron para otro edificio de 12 viviendas a edificar sobre el anterior.

Fachada lateral del edificio de la C/Quintiliano 18 y 20. La única parte legal en cuanto a sus alturas.

Advertencia que se mecanografió en todos los planos: se daba licencia pero no. Estaban en zona industrial. Estos edificios fueron doblemente ilegales.


 Cronología gráfica de la construcción de los 3 edificios.


Recreación hecha para la legalización en 1969. En esta foto señalo los otros dos edificios singulares de Benalúa de los que ya nos ocuparemos más adelante.

Vista de una locomotora de vapor en la Estación de Murcia (o de Benalúa). Al fondo, tras la palmera, los edificios. A la izquierda, la parte trasera de la iglesia, aún visible entonces.

 Vista de la C/Doctor Just sin urbanizar en 2008. Foto extraída de este artículo.

Hoy en día y gracias a la construcción del C.P. Benalúa ya está urbanizada la calle.


En la actualidad con las dos fachadas rehabilitadas.

Por si no lo sabíais, Benalúa proviene del Marquesado de Benalúa, población cercana a Guadix (Granada) y por eso, la canción va a ser la popular "Granada" compuesta por el mexicano Agustín Lara en 1932 y que ha dado la vuelta al mundo una y mil veces con cientos de versiones y yo voy a poner la más, como podríamos decir..."especial" jaja, la de Baccara en una actuación que hicieron para el programa ¡300 millones!

Mis agradecimientos al Archivo Municipal del Ayuntamiento de Alicante.
Artículo publicado conjuntamente con el blog Alacantí de profit




Enviar este artículo por email
Volver arriba