La Playa de Benalúa, o Playa de Baver

martes, 29 de enero de 2008

Desde tiempos inmemoriales, se hablaba en los textos de una zona de desembarco externa al Puerto de Alicante, llamada Playa de Baver (o Babel), que arrancaba junto al muelle de poniente del Puerto de Alicante y la Estación de Benalúa, y continuaba hacia el sur interrumpida sólo por las desembocaduras de los barrancos.

Este puerto fue conocido desde los tiempos inmemoriales de la ocupación romana e islámica. De hecho, se vincula la existencia de las indusrias cerámicas del yacimiento romano de los Antigones en Benalúa a la proximidad de un puerto de desembarco fácil que constituía la playa de Baver, muy cercana, segura y accesible, y que probablemente se comenzó a utilizar como fondeadero cuando la laguna-puerto de la Albufereta comenzó a colmatarse por limos y fangos, perdiendo calado para las naves romanas.

El gran arqueólogo de Alicante Pablo Rosser, cita un documento firmado por Pedro IV fechado el 7 de diciembre de 1372 :

"En este importante documento el monarca dispono que sólo se introduzcan mercancias en Alicante por un portal, prohibiendo descargar en la Ribera de Baber".
Hasta que se iniciaran las obras del muelle de Levante del Puerto en 1510, parece que la tradición del uso del lugar no se habría perdido siglos después en la memoria del pueblo alicantino, y la principal entrada por mar de mercaderías provendría de la Ribera de Baber y continúa:
"Si con lo dicho hasta ahora, podría parecer posible el ubicar dicho puerto en la ribera o ensenada de Baber , lo escrito en el siglo XVII por Bendicho puede ser bastante clarificador. Así, refiriéndose al yacimiento romano de los Antigones (que Bendicho relacionaba erroneamente con Illice) dirá: Y el puerto que entonces á esta ciudad servía era lo que nosotros decimos el Baber, que es una Ensenada segurísima y abrigada de todos los vientos dentro del mismo puerto a quien los italianos llaman Porto Ferrato (...) Sirve aquesta de lugar para dar carena y adobar los navíos que del navegar salen cansados y aviertos , y pueden allí invernar, y en tiempo de tempestades se acojen a él las galeras y demás vageles.".
El puerto de la Ribera de Baver se utilizó de un modo intenso hasta el siglo XIV, perdiendo importancia en favor del Puerto protegido frente a la ciudad amurallada en el siglo XVI, pero no dejó de ser utilizado. Incluso se abrió una puerta en la muralla del siglo SVIII llamada "Puerta de Baber", por la que entraron las mercancías allí desembarcadas hasta finales del Siglo XIX.
Pablo Rosser también sugiere otro origen etimológico del topónimo "Babel", relacionado con la palabra utilizada en árabe para designar a las puertas de la ciudad "Bab", ya que esta playa sería "la puerta de acceso" por la que llegarían los barcos.

En esta Carta Náutica de la bahía de Alicante fechada en 1764, vemos claramente las indicaciones necesarias para la navegación y el desembarco (es un mapa marítimo, por lo que el interior de la tierra no se dibuja con detalle). En él se hace referencia a hitos para la orientación: las torres vigías de el Cabo de las Huertas y de Santa Pola (posteriormente convertidas en faros), el Castillo de Alicante y el torreón sobre la Serra Grossa, la ciudad de Alicante... y unas casitas de campo en una huerta verde al sur de la ciudad, donde hoy se levanta Benalúa. Es destacable que se marcaba la profundidad que detectaban las sondas en cada punto, para guiar a los barcos hasta las zonas de desembarco sin encallar. Éstos números sólo se ponían en los accesos a los puertos, y frente a la Playa de Baver, también aparecen.

Nuestro amigo y compañero, Daniel Moya, nos habla de recuerdos más próximos, vividos en el centro tradicional de la ciudad, donde se corría rápidamente la voz en cuanto llegaba algún barco carguero a esta playa para que los alicantinos bajaran a descargarlo y ganarse el jornal:
"La Plaza del Carmen se ofrecía entonces como un mercado de mano de obra en la que rápidamente corría el rumor de la llegado de algún barco que había que cargar de esparto, barrilla o vino y también de algún que otro carguero de bandera extranjera que para evitar el pago de aranceles y derechos de amarre echaban el ancla en el puerto natural que fue la playa de Babel y era entonces cuando se oía la voz de: els anglesos, anem al Baver!".
El volumen de portuario proveniente del extranjero fue creciendo de tal modo que algunas de las compañías navieras extranjeras construyeron en las estribaciones de aquella playa sus almacenes. De tal forma fue consolidándose un núcleo habitado por personas de orígenes y lenguas muy distintas, por lo que popularmente se le denominó al lugar como "Baver", relacionándolo con el Babel bíblico.

Daniel Climent i Giner (Profesor del Instituto Bahía Babel) nos remite a la Crónica de Viravens, más concretamente a la página 25 de dicha crónica, en la que se dice:
"Este seno, tan espacioso como bonancible, cuyas especiales condiciones permiten en cualquier tiempo la entrada y salida de buques en nuestro mar, tiene al O. el Baber, rada que los italianos llamaro Porto Ferrato por la forma de herradura de caballo que presenta. Abrigado este pequeño seno por un recodo que por el E. forma la tierra, los cabos del Porquet, Labador y Agua-amarga lo defienden por el O. y S. En las grandes tempestades se acogían a él las galeras; muchas naves pasaban aquí los inviernos, gozando de la bonanza que no siempre les ofrecía el mar en la otra parte del puerto y la espaciosa ribera de tan privilegiado seno se utilizaba para carenar los buques". Así afirma Climent que "una cosa que llama la atención del topónimo , tal y como lo reproduce Viravens es que no dice tan solo Baber , sino que antepone un artículo El Baber, como si se refiriera a un lugar donde se realizaba alguna actividad específica, similar a El Forn, La Ferrería, o similares.", de tal manera Climent llega a la conclusión de que la etimología de la palabra Baber era en su origen Bauer, y de ahí, Baver "porque en las lenguas latinas, la "u" entre dos vocales se transforma en v, es decir, se hace consonántica".
Para que las costillas de una barca no se separen y evitar que la barca se "abra" , es preciso que sean unidas entre sí mediante unas vigas especialmente resistentes, que reciben el nombre de "baos" , esta palabra en valenciano se diría "baus". Un lugar donde se carenaban barcas, donde ponían los baus a los barcos, era lógico que se llamara un "bauer", es decir un "baver".

Plano del Puerto y la Rada de Alicante en 1876. Se aprecia a la izquierda un llano arenoso litoral, y la desembocadura del barranco de San Blas.

Superposición de referentes actuales sobre el mapa para situar la zona de desembarco en la Playa de Baver.

Plano de 1910, en el que aparece la Playa de Babel junto a la Estación de Benalúa.

Imagen aérea de Alicante a principios del Siglo XX.


La costa tenía que ser similar a la que existe hoy frente a Agua Amarga, pero con una playa arenosa en lugar de rocas. De hecho, muchos benaluenses todavía recuerdan haberse bañado en esta playa o haber venido a pescar. De hecho, también recuerdan hasta las defensas de los nidos de ametralladoras, así como un búnker, construidos durante la Guerra Civil en la línea litoral, y que en la última década se han destruido con las obras de ampliación del Puerto.

Benalúa Sur en 1956. Llama mucho la atención la presencia de la línea de costa original de la Playa del baver junto a la Estación de Benalúa.

Fotomontaje de los años 60. La maqueta del proyectado Hotel Meliá sobre una fotografía de la ciudad. Al fondo, junto a Benalúa, podemos ver las tierras vertidas en la línea de costa para crear la ampliación del puerto hacia el sur.

Frente a Benalúa se podía ver cómo entraban y salían los barcos de los pescadores por la bocana del puerto. Hoy, lamentablemente, vemos otra cosa...


Imágenes de la fábrica de conservas "Las Palmas", frente a la playa.

La playa existió hasta que, a partir de los años 70, comenzó a ganarse terreno al mar virtiendo tierras y rocas para ampliar el puerto de Alicante hacia el Sur.
Debido a esto, Benalúa perdió para siempre su relación con el mar, perdiéndolo de vista y olvidándose de gaviotas, brisa marina y la visión del agua como línea del horizonte en las calles.

De esta playa sólo queda hoy el recuerdo, y un pequeño arenal conocido como "Playa de San Gabriel", junto a la desembocadura del Barranco de las Ovejas, abandonado por el Ayuntamiento en cuanto a limpieza y calidad de aguas, y de acceso dificultoso, pues está cercada por las vías de tren a la Estación de Benalúa y al Puerto, que aquí tienen un apeadero de cercanías.

Trazado de la línea de costa original frente al Sur de Alicante.
Plano de la línea de costa sur de Alicante, con el puerto ampliado que se ha adueñado de la playa de Baver, haciéndola desaparecer para siempre.

En la playa de Baver se podían vivir escenas como estas. Aunque no sepamos el lugar exacto donde se tomaron, sí sabemos que se trata de Alicante, y... ¿Porqué no soñar con que fueron tomadas frente a Benalúa? La gente paseando; los primeros y tímidos bañistas disfrutando del agua en verano; los niños observando curiosos las barcas varadas, las gaviotas, las conchas...
Al salir a pasear a la Gran Vía, los benaluenses podían disfrutar de un magnífico mirador hacia el mar, y seguramente, hasta podrían ver a los que bajaban para pescar con la caña valenciana, llamada "Suro".

A escasos metros del barrio, rompían las olas contra la arena, aunque hoy nos cueste imaginarlo.

Como podemos apreciar en esta foto, el desnivel entre la parte baja del barrio y la alta siempre fue muy considerable. Sobre esta zona antaño hubo algunas casas vinculadas al camino de costa y a la playa. Las cañas que nacen alrededor son muestra clara del antiguo barranco que desembocaba aquí.

No tenemos fotografías confirmadas de la Playa de Baver, pero sí que hemos encontrado un precioso grabado que sí se realizó en esta playa, y que nos aproxima mucho a cómo tendría que haber sido aquello:

Grabado de la Playa de Baver, en Noviembre de 1860, realizado por el pintor de la Academia Real Inglesa Edward William Cooke.

Pequeñas casetas de pescadores, barcos alejándose en el horizonte, palmeras batidas por la brisa marina... Con esta imagen queremos dejaros soñando: con aquellos tiempos de pescadores, fábricas y huertos frente a Benalúa, de barcos que desembarcaban frente al llano de los antigones, de trenes de vapor que circulaban junto a las olas que rompían en la costa...


Artículo de lectura recomendada:
Origen del barrio de Babel

Enviar este artículo por email Etiquetas: , , , , , ,

6 comentarios:

Daniel dijo...

Querido amigo:
Como nota curiosa te diré que el grabado que aparece en tu artículo se corresponde , efectivamente, a la playa de Babel y está fechado en Noviembre de 1860 por el pintor de la Academia Real Inglesa Edward William Cooke.

Rubén dijo...

Gracias de nuevo Daniel, sin tus aportes, habría sido imposible contar a los benaluenses que un día el puerto decidió robarles una maravillosa y milenaria playa...

eRNeS dijo...

Un artículo precioso y melancólicamente bello. Mi familia se ha bañado en esa playa hasta que, lamentablemente, desapareció.

Jesús dijo...

por cierto estoy rehaciendo un plano del cauce por el que discurriera el barranco de benalua, llamado de distinto nombre segun el barrio y que al parecer tiene un nombre historico tradicional

me gustaria saber exactamente si el trazado natural es el que yo tengo entendido (desde calle carlet en diagonal hacia eusebio sempere y desembocadura junto al baluarte de san carlos) incluso he oido que desembocaba dentro de la rada del puerto ¿?

y a ser posible el año del desvio hacia oscar espla y la relacion del barranco con la llegada del tren a alicante

me cuenta mi suegro que el paso del tren por la curva de eusebio sempere estaba sobreelevado por un talud de unos 3 metros y que desde aquella elevacion observaban a las "señoritas" que revoloteaban por entre los matorrales...

Rubén dijo...

pues creo que te puedo dar datos, pero tendré que buscarlos. Lo que sí te puedo asegurar es que el barranco original bajaba en diagonal desde el cruce de Alona o Isabel la católica- con Aguilera aproximadamente, hacia el Ensanche. Desembocaba cerca del Baluarte (donde hoy estaría canalejas). Luego se desvió por el actual Óscar Esplá (parece que ya había ahí un barranquito) hasta desembocar junto a la Estación de Andaluces.
Ya te daré fechas...

Alfredo dijo...

Mucha gente sigue poniendo en libros que se llama "Babel" por las lenguas de los marineros que allí descargaban mercancias....

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba