Benardino, una bodega al día

miércoles, 23 de abril de 2008

Bernardino, una bodega al día
El fundador del negocio lo inició como pequeño local en Benalúa en el que pudieran reunirse grupos que más que clientes eran amigos



El culto a la amistad y el respeto hacia las personas fue el motivo principal que en el año 1942 motivó a Bernardino Segura Fuentes a habilitar un local en el que un grupo de vecinos y amigos del barrio de Benalúa, pero en ningún momento considerados como clientes, pudieran compartir momentos de asueto. El primer intento surge en la calle Foglietti, 38, frente a la iglesia parroquial. Y allí aparecen unas mesitas con sillas, que de vez en cuando soportan un porrón de vino, algunos cacahuetes y otros frutos secos, junto con altramuces. Allí se habla del estraperlo, del Hércules, del Alicante del chalet de Prytz, de la actividad de la Peña y del Casino, de la pesquera y de la hoguera. Pero en ningún momento sale a la palestra éste o aquél vecino. La fidelidad de los amigos hace que sus tertulias trasciendan y lo que con los años se convertiría en clientela, aumente considerablemente y ello obligue a reconsiderar el tema. De esta consecuencia surge una doble vertiente: la ampliación de la bodega, no en lo que se refiere a la superficie del local que la alberga, sino al contenido, y, el bar. “Así transcurren algunos años, en los que, incluso, se llega a adquirir el formato de restaurante y se sirven comidas, pero al no ser la idea primordial de mi padre, poco a poco se va desprendiendo de aquéllo que no considera necesario y se traslada de local. Pero no solamente en la misma calle, sino una puerta más allá”, señala su hijo Bernardino Segura López que con 17 años se hizo cargo del negocio. Ahora, en primera línea actual, lo ha cedido a su hijo –protagonista de la tercera generación–que tan solo varía el segundo apellido, que es Tornado. Desde que el hijo del creador de la firma comercial tomara el rumbo, la empresa se ubica en el espacio que ocupan los números 34 y 36, donde se encuentran vinos, licores, coñacs, sidras, brandis, cavas, nacionales, vinagres antiguos y Jerez, tanto nacionales como españoles. Se conservan marcas tradicionales y de solera. Desde una nave industrial en el polígono de Babel se sirve a domicilio a través de una plantilla de nueve empleados, de los que el más veterano, Manuel, lleva 33 años en la empresa. Le siguen dos que se llaman Pedro, Javi, Raúl, Benjamín, Lola y Juan. Surten a establecimientos de la capital y provincia y Bernardino Segura afirma que, “el cliente cada vez es más entendido”.




Artículo publicado por Alfredo Aracil en Las Provincias, el martes 7 de febrero de 2006

Enviar este artículo por email Etiquetas:

3 comentarios:

Rubén dijo...

Dar a conocer el comercio de Benalúa es una iniciativa genial. Son comercios de toda la vida, no franquicias ni nada parecido (aunque cada vez sea más difícil competir con ellas) y son gente de aquí, con la que hablar y en la que confiar.
Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención es el éxito que tiene el comercio tradicional en el barrio. No se ven casi locales cerrados como en otros puntos de la ciduad. En cualquier calle puede salir adelante una peluquería, una panadería, una agencia de viajes o una ferretería.

Rubén dijo...

Y frente a bernardino paso casi a diario, y me encanta su cartel, en el que se transmite que es un negocio sumamente profesional: "ENACOTECA"
toma ya

Elkiko dijo...

Bueno, yo que no soy benaluense también conocía el Bernardino (pero el otro). Era tradicional en mi familia que nos desplazáramos a Benalúa a ver la hoguera y cuando acabábamos... pues a fer un vermutet. Esa costumbre la siguieron luego mis padres, año tras año...

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba