Los hallazgos de "Los Antigones" (I): Las investigaciones de Manuel Rico

miércoles, 19 de septiembre de 2007

La presencia de restos arqueológicos de interés en el solar que hoy ocupa el Barrio de Benalúa de Alicante es un hecho referenciado desde mediados el siglo XVII. Las primeras menciones datan de 1640, cuando el deán Bendicho menciona en su Crónica de la muy ilustre, noble y leal ciudad de Alicante, el hallazgo de una moneda antigua en el paraje, dispuesto al sur del Barranco de Sant Blai y en pendiente hacia el mar, llamado “Los Antigones” o Els Antigons. Desde el siglo XVIII, en las cercanías de la partida conocida por “Los Antigones” (la actual Benalúa) se observa a flor de tierra multitud de restos cerámicos de tiempos pretéritos, ruinas que llamaron poderosamente la atención a los estudiosos alicantinos y que propiciarán el comienzo de las excavaciones.

A finales del s. XIX, comenzaron a levantarse las casas y calles del Barrio de Benalúa, encontrándose materiales de época romana, destacando los fragmentos de terra sigillata tardía, estructuras constructivas -balsas y hornos- y enterramientos de época bajoimperial, todo ello bien documentado gracias a la muy meritoria labor de Manuel Rico García, quien se ocupó de ir recogiendo datos acerca de los restos arqueológicos que aparecían, así como de coleccionar el material. La zona de hallazgos quedaba delimitada por el este con el antiguo cauce del barranco de Sant Blai, por el este con el huerto del Bambero ( la actual plaza de la División Azul ), por el norte la avenida de Aguilera y por el sur la avenida Catedrático Soler (Gran Vía benaluense).

Plano Urbano de Benalúa con indicación de las curvas
de nivel a partir de la cartografía del siglo XVIII

Los hallazgos de que da cuenta Rico son, como podéis ver en la imagen, básicamente dos: un conjunto de tumbas tardorromanas, en fosas cubiertas con tres ladrillos, y parte de uno o varios establecimientos industriales, con un conjunto de balsas de diferentes dimensiones, hornos y espacios abiertos que podría tratarse de una industria de salazón o una fábrica de cerámica y vidrio, no existiendo argumentos suficientes para postular una u otra solución.


Este descubrimiento y el trabajo de investigación realizado en torno a él, por el erudito alicantino Manuel Rico García (1892), quedó en el olvido hasta que fue publicado parcialmente por el presidente de la Comisión Provincial de Monumentos, Vicente Martínez Morellá (1958). Con posterioridad, Miguel Tarradell y Gabriela Martín (1970) estudiaron detalladamente el contenido del manuscrito, ordenando cronológicamente el material dibujado por el autor del mismo. Estos fueron los primeros pasos hasta los años 70.

Vicente Martínez Morellá nos recuerda que el tiempo fue pasando y que el ayudante del cronista provincial, Manuel Rico García, “iba estudiando los restos cerámicos que iban apareciendo y describiendo como un diario, mientras que el joven pintor Abelardo Parrilla dibujaba todo aquello que se creía importante. Rico creyó oportuno darlo a conocer, y en carta fechada en Alicante el 20 de marzo a finales del siglo XIX, comunicaba a Roque Chabás los nuevos descubrimientos de arqueología, y dicha carta fue insertada en la revista El Archivo."

Don Vicente cuenta sobre la aparición del trabajo de Rico, que fue editado “con varias reproducciones de restos cerámicos y paleocristianos”, y aprovecha para lamentarse, con toda justicia, que “de tantos y tan interesantes restos cerámicos, no se sabe cuál es su paradero actual”, y añade, “si se hubieran conservado todos reunidos, hubiera sido una rica colección para estudiar el cristianismo en Alicante en los siglos IV y V. La actual iglesia de San Juan Bautista en Benalúa está edificada, según Rico, sobre un cementerio paleocristiano.
Según recogía el dianense Chabás en el artículo publicado en su revista El archivo, aparecía una inscripción “referida al municipio lucentino”. Inscripción que dio mucho que hablar...

Fuentes:

Enviar este artículo por email Etiquetas: , ,

3 comentarios:

Alfredo dijo...

Yo tengo la colección de la revista "El Archivo" ¿Sabéis la fecha?

ernes dijo...

No, no la sé exacta, pero investigaré en los pdfs que hay aquí anexos a ver si me daban más datos. Si supiéramos la fecha...
¡Estás lleno de sorpresas, amigo!

Juan L. Cano dijo...

La Diputación de Alicante editó en 1984 la edición facsímil de la "Memoria relativa a los nuevos descubrimientos de la antigua Lucentum" con introducción de Enrique Llobregat y comentarios biográficos de Vicente Martinez Morellá. Es una auténtica joya aunque el tiempo y la arqueología hayan desmentido algunas hipótesis; muy recomendable.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba