Las primeras dieciséis casas del barrio de Benalúa

martes, 13 de mayo de 2008

Más de un año después del inicio de la construcción del barrio, a finales de octubre de 1885 (justo cuando la ciudad había conseguido superar la epidemia de cólera), el contratista Sr. Poveda comunica la terminación de las primeras dieciséis casas del barrio de Benalúa, aunque realmente todavía faltaba pavimentarlas y algunos detalles más.

La primera adjudicación se realizaría mediante sorteo público, celebrado el 8 de noviembre de 1885, a las 15:00h, y no sin cierta solemnidad. Se destinaron cien pesetas para la música, cien para fuegos artificiales y otros cien para limosnas e imprevistos. Desde luego, todos sabían que se encontraban ante un momento crucial en la historia de la ciudad y no un simple sorteo. Los señores Soler, Foglietti, Mingot, Carreras y Lledó (estos tres últimos son representantes de los accionistas, aunque también buenos amigos de "Los Diez") ocuparían un tablado erigido en el centro de las explanaciones. Y comienza el sorteo con dos niñas a través del procedimiento de la insaculación; le escuché esta palabra a Bono y la busqué:

1. tr. Poner en un saco, cántaro o urna, cédulas o boletas con números o con nombres de personas o cosas para sacar una o más por suerte. 2. tr. Introducir votos secretos en una bolsa para proceder después al escrutinio.

Y el primer número premiado es el 147 que pertenece a don Eufrasio Ruiz Palomino, que por los datos que manejamos, no sé si llamarlo el primer benaluense (porque "los diez" ya lo eran) o el primer poblador del barrio. Recordemos que en su génesis el barrio se enfocó para la construcción de "casas baratas", exactamente 208 casas, de las cuales 200 serían de pago y las 8 restantes gratuitas a favor de Pascual Pardo Gimeno por sus honorarios facultativos (y por ser "el soñador" del proyecto.), aunque en el artículo "Les propostes higienistes de José Guardiola Picó per a la ciutat d'Alacant" del libro Higiene i salubritat en els municipis valencians (1813-1939) se dice que en "el 23 de novembre de 1895 s’acorda reduir el nombre de cases de les 208 previstes a les 160 ja edificades."
Me surgen más dudas conforme voy escribiendo este artículo; quiero pensar (deduzco) que el sorteo se realizó entre los accionistas, pues como todos sabemos, de las 208 casas iniciales previstas, 200 serían para los accionistas y 8 para Pardo (dentro de los accionistas están "Los Diez", que serán siempre socios mientras tengan una acción). Si es así, el sorteo conformaría un orden de prioridad a la hora de ocupar las casas, pero no un regalo, ni mucho menos. Aquí tenéis la lista de los accionistas. (Los doscientos, de ahí el nombre de la calle, como ya sabéis).

En fin, por avatares del destino caprichoso o por pucherazo (ahora veréis), estas dos jóvenes mancebas siguen extrayendo bolas y misteriosamente aparecen favorecidos, entre otros:
- Don Francisco Pérez Medina (vaya, un integrante de"Los Diez")
- Don Gregorio Carratalá Cernuda (qué casualidad, el hermano de don José, miembro de "Los Diez")
- El Marqués de Benalúa (esto ya empieza a parecer muy sospechoso)
- Don Juan Miró y Moltó (el ingeniero)
- Don José Soler y Sánchez (el presidente de "Los Diez")
- Doña Valentina de Aguilera y Aguilera (la hermana del marqués; sí, fue la tarde de las casualidades, como podéis observar)
Según Joaquín Collia Rovira, la primera casa sorteada lleva el número 12 de la calle Pérez Medina, y en la divisoria del edificio se coloca en este acto la famosa lápida conmemorativa que quedó en usufructo de Don Eufrasio. Esta versión de J. C. Rovira contradice a la de Establier, que ubica la lápida en la medianera de los números 14 y 16 de la misma calle Pérez Medina. Si tuviéramos que decantarnos por alguien, antes convendría recordar que Establier fue uno de los primeros benaluenses y estudió en la escuela del maestro Flores porque nació en 1899. Seguro que él recuerda mejor que nadie dónde estuvo la lápida fundacional.

Si queréis conocer la lista de los premiados con las 16 primeras casas, pincha en este artículo; y si deseas consultar la página del diario El Constitucional Dinástico del 10-11-1885 donde se publicó la noticia del sorteo, pichad en este artículo.

Fuentes consultadas:
Rafael Establier Costa, Añoranzas y recuerdos benaluenses.
Joaquín Collía Rovira, "Benalúa. Odisea de su Construcción (1882-1896)", en I Centenario del Barrio de Benalúa
Diario El Constitucional Dinástico, 10-11-1885

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

9 comentarios:

Elkiko dijo...

De lo que estamos de acuerdo es de que Benalúa fué la primera promoción masiva de viviendas de Alicante, pero una duda he tenido siempre: ¿realmente eran casas baratas?, creo haber leído de que su precio era de 8.000 pts, pero claro esa cantidad hace 124 años no sé a cuanto equivaldría hoy en día, ni lo que ganaba un trabajador normal y corriente en aquellos tiempos o lo que costaba algun alimento esencial...

eRNeS dijo...

Pues concretamente eran 6000 pesetas. Y cierto, hasta qué punto eran baratas? O tal vez eran baratas para el precio de la época?

Elkiko dijo...

Bueno, de momento ya ha bajado un 25% jejeje...He buscado en el INE, pero sólo se disponen de datos desde 1961...

Elkiko dijo...

Y otra pregunta (collons con el preguntón), ¿las 6.000 pts eran por cada piso o por la casa entera?. Si era por cada piso, ¿cómo es que costaba lo mismo un piso normal, que una planta baja que tenía un gran patio?.

eRNeS dijo...

Es casa entera, si te toca alberola 15 te toca toda, no la planta baja, ni el primero izquierda. Mi abuela tenía una y tenía toda la casa.

Elkiko dijo...

¿Primero izquierda?, vale entendido...

Juan dijo...

mmm... veo que no todo ha cambiado... SE ENTRAGARON SIN ESTAR TERMINADAS!! faltaban los remates!!! jajaja

Saludos!

Rubén dijo...

Bueno, me ha encantado leer este artículo (cuánto enchufe había en los diez amigoooos!!!!) y saber algo más de los primeros momentos del barrio.
A la pregunta de si realmente eran casas baratas, mi respuesta es sí.
De hecho, fue el primer precedente de las actuales VPO en España. Viviendas asequibles para la clase no burguesa con un grado de habitabilidad espectacular para la época.

Pensemos que sí, serían más caras que un cuchitril en la ciudad a intramuros. Pero mientras el "pisito" no tendría iluminación natural o ventilación, y estaría con humedades, en calles sin alcantarillado, con ratas...
la vivienda nueva en Benalúa tenía grandes ventanas para todas las habitaciones, para iluminarlas durante todo el día y ventilarlas con la brisa marina. Calles amplias, con arbolado, un patio propio, un primitivo cuarto de aseo... y esto, era una calidad de vida espectacular, hasta entonces sólo al alcance de los burgueses y los adinerados.

Rubén dijo...

Y sobre lo de la casa entera (y no el primero izquierda o el cuarto derecha jejje ernes y sus coñas), creo que la casa se vendía generalmente como vivienda única. Y posteriormente, muhas fueron segregando la planta superior de la inferior, para separar dos viviendas, pero me gustaría saberlo a ciencia cierta.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba