Los Nuevos Juzgados de Benalúa

lunes, 5 de noviembre de 2007

Uno de los problemas más conocidos de este país es la lentitud de la Justicia y sus necesidades de ampliación de instalaciones y plantillas para poder atender la cantidad de casos que se producen cada año.
Mientras que en Alicante se espera a la creación de la futura Ciudad de la Justicia, se ha tenido que recurrir a la ampliación de los Juzgados con un edificio anexo al Palacio de Justicia, situado en la confluencia de las calles Los Doscientos y Pardo Gimeno, para poder ofrecer unas instalaciones modernas que agilicen los trámites y puedan ofrecer nuevas salas donde celebrar las vistas correspondientes a los Juzgados de lo Social y de lo Contencioso-Administrativo.

Se trata de un edificio moderno, con un lenguaje muy abstracto que se separa del entorno residencial constituyendo un volumen prismático de líneas rectas y fachada de muro cortina con cristales oscuros reflectantes, pero que a su vez trata de integrarse en el mismo con una alternancia de paños continuos de ladrillo caravista que recuerdan a los de las viviendas circundantes, y permiten una lectura integrada del edificio en la manzana sin inducir a confusión y señalando claramente que se trata de una institución de la administración.

El edificio se retira para crear una entrada singular aludiendo a su carácter público, y sus dependencias se van organizando en el interior alrededor del gran espacio que forma el hall de la entrada.
El carácter exterior del edificio responde a una voluntad de provocar una sensación de austeridad, solidez y pulcritud de la justicia, y a su vez, el cristal trata de aludir a la transparencia de la justicia, pero en este caso, se han usado cristales oscurecidos para no perjudicar a la privacidad de lo que sucede en su interior, aunque desde el interior sí se ve todo lo que sucede fuera.
Desde la calle, sus cristales reflejan cuanto sucede a diario: la gente caminando, los coches pasando, los edificios cercanos... y se producen escenas realmente bonitas con los juegos de luz del sol, así como con las luces nocturnas en este nuevo paisaje dinámico y siempre variable. De nuevo, un edificio público que refleja la calle, el cielo... y la ciudad entra a formar parte del propio edificio, del mismo modo que la institución de la justicia debe participar en la realidad que la rodea.

Este edificio entra dentro de la línea de otros que ya se ubican en el entorno y en la Avenida de Aguilera, y que pertenecen a la tipología de grandes sedes y oficinas, ofreciendo imágenes exteriores contundentes y de referencia, diferenciándose claramente de los edificios de viviendas tanto en materiales como en composición volumétrica y fachada.

Tras este parche, continúa estancado el proyecto de los nuevos juzgados, y los tribunales de reciente creación como el de Marcas y Patentes (vinculado a la sede de la euroagencia OAMI en Alicante) o los tan necesarios de Violencia Doméstica, necesitan urgentemente espacios propios y adaptados a sus necesidades.

Puedes localizar los nuevos Juzgados en nuestro Mapa de Panoramio.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

6 comentarios:

Juan dijo...

A mi personalmente el edificio me gusta bastante, aunque lo que realmente me hubiera gustado (iluso de mi...) es que esa ciudad de la justicia (que bonito queda ese nombre de cara a la galeria...) se hubiera adecuado el Cuartel de Benalua para tal uso.
Mira que me gustaba la torre de control que tenia, y me quede sin su foto (como comente en una ocasion), por llegar tarde...; llevaba un tiempo queriendo ir a fotografiar el cuartel, pero... llegue tarde...

Saludos!

Rubén dijo...

Del cuartel de Benalúa tenemos aquí una deuda pendiente para hacer un buen artículo, pero no tenemos material gráfico ni histórico suficiente como para hacer más que una pequeña reseña.
Realmente fue otra decisión penosa de la ciudad.
Y por lo que tengo entendido, en esta ocasión, sí se ofreció a la universidad para ubicar una sede antes de todo el asunto de la Ciudad de la Justicia, que no se sabe bien porqué, pero renunció a estos edificios (condiciones, precio...??)

ernes dijo...

Lo más curioso de todo es que encima tenemos que dar gracias porque la ciudad de la justicia estará en Benalúa y no en Rabassa. Me explico: la última jugada de Alperi fue decir que "quizás" debería ir en Rabassa porque tendrá más espacio bla bla bla.
Pero, entonces, querido alcalde, ¿para qué tiraste el cuartel?

Menos mal que al final se arrepintió, o quizás se abstuvo, como en el biodiésel...

Rubén dijo...

Alguien recuerda qué había en el enorme solar que ahora ocupan los nuevos juzgados? tuvo que haber sido demolido no hace mucho... habrá fotos? A lo mejor tendríamos de fondo la casa de los Gatos...

Elkiko dijo...

El problema, es que no nos acordamos de las cosas (normalmente), hasta que está la pala excavadora encima. O incluso hasta que se califica como no protegible, o con un uso distinto en el PGOU. Pongo un ejemplo: NADIE (y sí: lo pongo en mayúsculas), se ha quejado de que cuando derriben la estación de Madrid van a tirar también los 4 o 5 pabellones auxiliares, que tienen casi 150 años. Los dos del barranco (junto a la plaza de la Estrella) que son enfoscados y con las ventanas de ladrillo y los otros de arriba, junto a Bono Guarner, que son de piedras hexagonales (al igual que las de los muelles antiguos del puerto). Todo el mundo habla y se ha conseguido que se vayan a desmontar las cerchas Polonceau de la nave principal. Cuando estén derribándose, nos acordaremos de ese ejemplo de arquitectura ferroviaria y con semejante antiguedad. Y lamentaremos, al igual que ahora se hace aquí con los ejemplos que se están dando. Massa tard.

Rubén dijo...

Tienes razón en que NADIE ha emitido una queja oficial, pero sí que muchos nos hemos acordado muchísimo del conjunto ferroviario que se perderá. Sin embargo, aquí entra el juego y el dilema entre el interés general, los proyectos de envergadura necesarios y el salvar un patrimonio de escasa relevancia local, del que existen muchos ejemplos en todos los pueblos y ciudades con estación (esto no quita para que a mí siempre me hayan gustado, sobretodo las dos casas blancas de viviendas de ferroviarios que dan a la Plaza de la Estrella).
Realmente este tipo de edificios no tienen ningún problema para protegerse cuando no molestan para un proyecto grande. Es decir, si estuvieran 300 metros más hacia el interior, podrían aprovecharse como pabellones en medio del parque, pero la estación es una obra prioritaria en Alicante, y nada puede pararla.
Es triste, pero tenemos que fotografiarlos al máximo y recordarlos con cariño porque dieron servicio muchísimo tiempo.
Lamentablemente, la estación fue caricaturizada durante el S.XX perdiendo su columnata de la puerta, desfigurando su fachada y destruyendo por completo todo en los 90 con la excusa de "modernizarla".
Los pabellones anexos están algunos muy desfigurados por el uso comercial (antigua Aurgi, correos...) y las viviendas de ferroviarios ridiculizadas en medio de un parking. Realmente los que mejor transmiten el ambiente ferroviario son los antiguos muelles de carga que están al fondo de la estación, junto al muro de Bono Guarner... ahí sí que puedes cerrar los ojos e imaginar un tiempo pasado...
Siento ser pesimista, pero aquí la ciudad perderá un trocito de historia seguro. Esperemos que el nuevo edificio lo justifique y se considere una maravilla si algún día cumple tantos años como la actual estación.
Por cierto, llevo mucho tiempo fotografiando la estación de renfe para tenerla registrada tras su desaparición, y siempre tengo movidas con los vigilantes porque por alguna estúpida de seguridad norma sin sentido no dejan hacer fotos...

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba