"Cámping" Internacional de Benalúa

lunes, 29 de octubre de 2007

Si echamos la vista atrás, antes de que Benalúa Sur iniciara su andadura planificada, incluso antes de que el Hotel AC se erigiera monumental en la Avenida de Elche, la "manzana de oro" era un semipoblado chabolista ocupado por multitud de gitanos. Recuerdo que muchos de ellos, gitanos portugueses en su mayoría, asistían a las clases del Colegio Benalúa. El perímetro de la manzana estaba vallado, pero desde los áticos de Catedrático Soler podía vislumbrarse el arder de los contenedores irradiando calor en las húmedas y frías noches alicantinas.

Sin embargo, desconocía que Benalúa Sur fuera un hábitat para el asentamiento desde tiempo atrás; específicamente en 1957, "en la carretera de Alicante a Murcia, en un lugar próximo a Industrias Textiles Alicantinas, precisamente junto al barranco de Benalúa", porque nuestro amable y amigable lector, Diego Guill, nos ha enviado una página del diario Información del 8 de octubre de 1957, en la que se reza lo siguiente:


Hay zonas mágicas en la ciudad de Alicante y, como podemos leer gracias a Diego, en esta tercera página titulada "Alicante, su vida y sus problemas", Benalúa Sur ya se constituía como una. Resulta impecable el afán irónico del periodista entrecomilleando los términos que critica humorísticamente; desde luego, era otro tipo de periodismo más cercano al lenguaje literario que se permitía juegos conceptuales (resulta barato... más que barato, gratis), simbolismos brillantes (matrículas exóticas) y metáforas sarcásticas en el mismo título.

De esta manera, mientras oímos el rugir de las excavadoras mordisqueando las edificaciones, casi podemos ver el asentamiento de las caravanas en el 57, un asentamiento que se ha mantenido amoldándose a lo largo del tiempo, ya sea para aparcar frente al Mercadona, o en los descampados que usaban las prostitutas, ya sea porque un nuevo barrio comienza.

Artículo relacionado
Hasta que Ortiz quiera

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

1 comentarios:

Rubén dijo...

Yo de pequeño venía mucho al barrio, aunque vivía en la otra punta de la ciudad. Mi padre trabajaba en una tienda de informática (IPC) justo al lado del actual Mercadona en Catedrático Soler.
Recuerdo perfectamente el aspecto de esta primera manzana, ya que desde la avenida se veían todas las "chabolas" lo que había tras el muro de alguna antigua fábrica...
cómo ha cambiado...
me gustaría ver alguna foto de ese lugar hace 10 o 15 años.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba