LA INAUGURACIÓN DEL ASILO DE BENALÚA

miércoles, 9 de noviembre de 2016

La inauguración del Asilo de Benalúa
por Ernesto Martín Martínez
Artículo publicado en el Llibret de la Hoguera de Benalúa, 2016
Y EN ALICANTEVIVO.ORG

In fide Jesucristi colocamus lapidem istum primarium in hoc fundamento,
In nomine Patris, et Filii, et Spiritus Sancti.

 Imagen del Asilo de las Hermanitas de los pobres a finales del siglo XIX
 En la calle Santa María Mazzarello todavía resiste, abandonado a su suerte, el edificio que otrora fue antiguo Asilo de las Hermanitas de los Pobre Desamparados, Centro de Día de la Comunidad de las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl y Residencia Virgen del Remedio: el Asilo de Benalúa. Majestuoso, pero solitario y vacío, esperando convertirse algún día en un futuro centro social, hoy malvive envuelto en un áspero silencio que contrasta con la algarabía del día de su inauguración.

Su construcción comenzó a gestarse al mismo tiempo que el propio Barrio de Benalúa, a finales del siglo XIX. Los promotores de la misma fueron don José Carlos de Aguilera y Aguilera, IV marqués de Benalúa, y su esposa, la alicantina María Enriqueta Waring y Hernández de Tejada, legítimos propietarios del solar por aquel entonces erigido en el llano del Espartal, en un punto conocido como Antigones1. Pocos saben que el Asilo fue una donación de los marqueses de Benalúa a la congregación francesa de las Hermanitas de los Pobres Desamparados en 1885 y que dicha donación se mantendría siempre y cuando la construcción se destinara a fines no lucrativos y de interés social para la ciudad de Alicante, porque si esta condición no se cumplía, la totalidad del solar y la edificación del mismo pasaría a los descendientes y herederos de los marqueses de Benalúa. Así se creó el asilo de Benalúa, para dar cobijo a transeúntes, ancianos, enfermos y a todos aquellos que se encontraran en situación de desamparo.

José Carlos de Aguilera y Aguilera, marqués de Benalúa
El viernes 23 de abril de 1886, cuatro años después del establecimiento de las Hermanitas de los Pobres en Alicante, a las seis de la tarde, una concurrencia inmensa llenaba la extensa explanada donde iba a levantarse el albergue. Numeroso gentío de todas clases y condiciones se aglomeraba mientras resonaban desde lejos las armonías de la banda militar dirigida por el profesor José Arias con objeto de celebrar el acto de bendecir y colocar la primera piedra del Asilo.

Sor Santa Teresa, Sor Filomena, Sor Santa Cira, Sor Santa Alina, Sor Eugenia y Sor San Román representaron a la congregación de Alicante en este solemne acto de inauguración que contó con el Obispo de Orihuela, Victoriano Guisasola y Rodríguez, su Secretario de Cámara y gobierno, el Capellán de honor, el abad y canónigos de la Colegiata de San Nicolás; junto a ellos, el alcalde de la ciudad, Julián de Ugarte y Palomares, los Tenientes de Alcalde, el Síndico y concejales del Ayuntamiento; evidentemente, también hubo representación de los “Diez Amigos”: el marqués, el doctor Soler, Alberola, Carratalá, Pardo, Pérez Medina y Guardiola (este último, además, como Arquitecto Director de las obras del Asilo).

Imagen del Asilo publicada en 1901 en De mi barrio, de Ernesto Mendaro.
Revestido el señor Obispo de pontifical, hizo una aspersión a una cruz de madera, puesta en el sitio que ocuparía años más tarde el altar mayor de la Iglesia del Asilo2; inmediatamente después bendijo una piedra cuadrada, haciendo en cada uno de sus ángulos una cruz con un palustrillo de plata. Cantadas por el Clero las letanías ordinarias, se entonó la antífona Mane surgeus Jacob y, mientras sonaba el Salmo 128 de David, el señor Guisasola bajó a una zanja abierta y colocó la primera piedra del Asilo de Benalúa. El contratista de las obras, Rafael Antonio Moreno, presentó un cajoncito con argamasa del que tomó el señor Obispo una porción para afirmar el cimiento de la citada piedra y, finalmente, rociar con agua bendita las zanjas abiertas para los cimientos del nuevo edificio, entonando el Aperges me Domine hisopo y los cantores, el Miserere. El cronista Viravens fue el elegido por las Hermanas para el desempeño de levantar el acta de inauguración.

Del acta de Viravens se hicieron tres copias: una, con destino al palacio episcopal de Orihuela; otra, al Archivo Municipal de Alicante; la tercera fue para la Congregación de las Hermanitas de los Pobres, que queda encerrada en un bote de cristal lacrado, sellado y depositado por el alcalde en una cavidad practicada en la piedra que había bendecido el obispo Guisasola. Las obras, que comenzaron oficialmente a partir de ese día, fueron dirigidas gratuitamente por el arquitecto José Guardiola Picó, sufragadas únicamente por donativos, hecho que explica la construcción del edificio por fases.

Tras veintitrés años de construcción, se dieron por finalizadas las obras en 1909. Originariamente, el benéfico asilo contaba con seis dormitorios en los que dormían los asilados repartidos en camas de hierro, tenía una modesta cocina económica y amplios salones con grandes mesas de madera y sillas de paja. La austeridad, tan opuesta al pomposo acto inaugural, rigió toda la labor de estas Hermanitas durante casi cien años. Desgraciadamente, la Congregación abandona la institución en el año 1986, llevándose a las personas que entonces eran atendidas en el asilo a otra institución, de la que era propietaria, fuera de la ciudad. 

Calle del Asilo en un plano de la ciudad de Alicante de 1931.
(Hoy, calle Santa María Mazzarelo)
Actual Carrer Asil, perpendicular a Enriqueta Elizaicin.

Sin embargo, nuestro edificio todavía viviría una segunda inauguración tras la marcha de las Hermanitas. La Diócesis de Orihuela-Alicante, con el Obispo Barrachina a la cabeza, adquirió los derechos de reversión sobre el inmueble a los herederos del marqués de Benalúa en diciembre de 1987 por ciento diez millones de pesetas. Para ello se hizo una importante campaña y cuestación en toda la ciudad que fue acogida muy generosamente. Una vez más, al igual que en época de las obras de Guardiola, la ciudad de Alicante se volcó con numerosas donaciones tanto de particulares como de las administraciones públicas, Ayuntamiento y Diputación de Alicante. El sucesor al frente de la Diócesis, el Obispo Álvarez Martínez, continuó las gestiones con el fin de poner en funcionamiento el Asilo y buscó que una comunidad religiosa se hiciera cargo de la dirección del mismo, siendo finalmente las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl quienes aceptaron esta misión. Al mismo tiempo se constituyó, en febrero de 1990, la Fundación «Obra Asistencial Virgen del Remedio». Solo ocho meses después comenzó a funcionar como Centro de Día, dirigido por las Hijas de la Caridad, atendiendo a cincuenta alicantinos.

El compromiso ciudadano para con el Asilo de Benalúa fue tal que, en tiempo récord, el 12 de junio de 1991, vuelve a inaugurarse, ahora «Residencia Virgen del Remedio de Alicante», en otro jubiloso e institucional acto. Impulsado por las ayudas y donativos del pueblo alicantino, el remodelado inmueble (con nuevas infraestructuras y equipamiento) estuvo atendiendo las necesidades de las personas más vulnerables hasta el 5 de octubre de 2010, pues la Residencia se trasladó a San Blas para seguir con sus funciones en un edificio de nueva construcción, situado en la avenida Isla de Corfú.3

Asilo funcionando como RESIDENCIA "VIRGEN DEL REMEDIO" 1991-2010


Quizás era difícil adaptar el Asilo a la nueva normativa autonómica, quizás pareciera imposible realizar las obras de adaptación y mantener su servicio como residencia (hubiera sido necesario reubicar a los residentes en otros lugares mientras se llevaban a cabo las obras), o quizás urgía una fuerte inversión económica de la que no podía hacerse cargo el centro, no lo sabemos con claridad. El hecho es que el edificio que proyectó Guardiola y bendijo Guisasola queda vacío, desierto y sin uso desde 2010, fecha en la que se convierte en un continente sin contenido, atrapado en un mar de burocracia que se hunde en complejas espirales de peticiones y recalificaciones.

A pesar de todo, es posible que un hilo de luz asome por entre su cristales: el 23 de abril de 2016 la ciudadanía se une en un acto que reclama la reversión de su propiedad a la ciudad4 para que sus instalaciones sean utilizadas por los alicantinos. En la puerta de la edificación se congrega un nutrido grupo de gente que inicia una ruta por el barrio en día de mercadillo. Una jornada con música, baile, talleres y hasta comida de aportaciones que queda sellada con una cadena humana, un gran abrazo colectivo al Asilo de Benalúa, poniendo de manifiesto que no solo debe ser conservado, restaurado y rehabilitado, sino que además se merece una nueva inauguración como centro destinado a fines no lucrativos y de interés social, el deseo original de los marqueses de Benalúa en 1895.

Jornada ASÍ-LO QUEREMOS, 23 de abril de 2016
BIBLIOGRAFÍA
ALICANTE, Ayuntamiento. Archivo Municipal de Alicante.
MENDARO DEL ALCÁZAR, Ernesto, De mi barrio, Imprenta y litografía de Tomás Muñoz, 1901.
PRENSA HISTÓRICA, REVISTAS Y BOLETINES - HEMEROTECA:
- El alicantino: diario católico
- El Eco de Orihuela: semanario, independiente, científico, literario industrial, comercial y agrícola
- El Graduador: periódico político y de intereses materiales.
- La Correspondencia de Alicante: diario noticiero. Eco imparcial de la opinión y de la prensa.
- El nuevo alicantino: Propiedad y Órgano Oficial del Círculo Católico de Obreros
- La unión democrática: diario político, literario y de intereses materiales
- Noticias Diocesanas, Boletín informativo de la diócesis de Orihuela-Alicante
, Año XIII, n.º 302 17-30 de octubre de 2010
WEB ALACANTÍ DE PROFIT http://alacantideprofit.blogspot.com.es
WEB ALICANTE VIVO www.alicantevivo.org
WEB BARRIO DE BENALÚA www.barriodebenalua.es
WEB CONTINENTES SIN CONTENIDO contsincont.blogspot.com.es
WEB HIJAS DE LA CARIDAD http://www.hijascaridad.org/
_______________
1 Antigones fue el nombre original de la calle que luego se llamó calle del Asilo y hoy, Santa María Mazzarello.
2 La capilla neogótica, inaugurada el 15 de octubre de 1907, fue obra del arquitecto modernista Enrique Sánchez Sedeño; la costeó íntegramente José de Rojas y Galiano, VIII Marqués del Bosch, cuyos restos fueron depositados, junto a los de sus familiares, en la cripta del Asilo. Posteriormente, las cenizas de la familia Rojas se trasladaron a las criptas de la parroquia San Juan Bautista de Benalúa. Nada sabemos de los restos de los marqueses de Benalúa, José Carlos y Enriqueta, en un principio también depositados en la cripta del Asilo.
3 Rafael Palmero Ramos, Obispo de Orihuela-Alicante y Presidente de la Fundación «Obra Asistencial Virgen del Remedio», inauguró esta nueva Residencia Virgen del Remedio, sita junto al IES San Blas, el viernes 15 de octubre de 2010 a las seis de la tarde.
4 Jornada ASÍ-LO QUEREMOS, organizada por la Asociación de Vecinos de Benalúa El Templete y el colectivo Continentes sin contenido el 23 de abril de 2016, de numerosa participación y gran interconexión entre diferentes colectivos alicantinos, y en la que tuve la oportunidad de guiar la ruta histórica por el Barrio de Benalúa.





ERNESTO MARTÍN MARTÍNEZ

Enviar este artículo por email
Volver arriba