Alegación del IVVSA contra la protección del Barrio de José Antonio

lunes, 23 de marzo de 2009

El Diario Información ha dado a conocer hoy la noticia de que el IVVSA (Instituto Valenciano de la Vivienda) ha alegado contra la protección del Barrio de José Antonio en el nuevo PGOU:



El Instituto Valenciano de la Vivienda (IVVSA) ha presentado un escrito de alegaciones en contra de la propuesta incluida en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana para la protección de los 20 edificios aún en pie del barrio de José Antonio. El organismo de la Generalitat rechaza que se pueda cerrar el camino a la posibilidad de demoler estos inmuebles de los años 50 y propone una normativa flexible que permita adoptar cualquier decisión, ya sea el derribo o la rehabilitación de los pisos.
En las alegaciones del IVVSA, suscritas por su gerente Francisco Javier Sogorb, se señala que la Generalitat es la titular de las viviendas sociales que constituyen el barrio de José Antonio, y cuya gestión corresponde al propio IVVSA. El citado barrio ocupa, según este instituto, las cuatro manzanas que rodean la plaza de la División Azul, y recuerda que se construyeron en una promoción de vivienda social a finales de los años 50 del pasado siglo, y que comprendía la construcción de 23 bloques que acogían a 626 viviendas y 29 bajos comerciales, de los que en la actualidad sobreviven 20 edificios con un total de 520 viviendas y 23 bajos comerciales, al haber sido derribados "tres edificios y medio".
Acto seguido el escrito de alegaciones reconoce la precariedad de estas construcciones al señalar que aunque se efectúan "importantes inversiones económicas" para su mantenimiento, tanto de fachadas como de interiores, "son unas edificaciones con una antiguedad aproximada de 60 años y en las que la calidad de los materiales y las técnicas constructivas acentúan su envejecimiento". Ante esta situación, el IVVSA señala que sólo se podrá conseguir dotar al barrio de las "adecuadas condiciones estructurales, funcionales o de habitabilidad con una intervención integral sobre el mismo".
Sin embargo, esta posibilidad se ve cercenada por las previsiones del nuevo PGOU, en el que se concede al barrio José Antonio la categoría de "protección ambiental" y se considera su estado de conservación como "bueno". Esta protección obliga a conservar "los caracteres originarios de la construcción, preservando y conservando sus elementos propios", autorizando únicamente la demolición de los elementos de sus partes no visibles desde la vía pública.
En cuanto a las intervenciones en las fachadas y demás elementos visibles de los edificios de viviendas, se permite su reforma pero con la condición de una "fiel reconstrucción, con idénticas técnicas constructivas y reutilizando los elementos de sillería, cerrajería, materiales cerámicos, carpintería u otros".
El IVVSA se opone a estas medidas y aduce al respecto que la normativa vigente "difícilmente puede asumir las técnicas constructivas empleadas en los grupos de viviendas sociales de los años 50".
En definitiva, para posibilitar una intervención pública en este barrio, el IVVSA propone en su alegación que no incluyan los inmuebles en el catálogo de edificios protegidos y que el PGOU aplace a un documento o plan especial posterior las determinaciones urbanísticas sobre el barrio de José Antonio. En tanto este documento se apruebe, pide que se establezcan una condiciones transitorias, que pueden ser las actuales, recogidas en el PGOU aún vigente.
El escrito de alegaciones concluye subrayando que se debe establecer para este barrio "la suficiente flexibilidad a la ordenación de las manzanas que permita la adopción en su momento de la propuesta de intervención que se estime más adecuada.


Desde el Blog de Benalúa nos gustaría dar nuestra opinión:
Consideramos que este barrio es un ejemplo de la primera vivienda obrera construida en Alicante después de la Guerra Civil, proyectada por el prestigioso arquitecto Miguel López, del modo más digno posible con los medios que se disponían entonces. Algunos bloques tuvieron que ser demolidos demasiado pronto por tener problemas de cimentaciones, ya que muchos se asentaron sobre terrenos de relleno de mala calidad que se usaron para colmatar el antiguo barranco que bajaba por Santa María Mazzarello.




Este conjunto, conocido inicialmente como Viviendas Sociales de Benalúa, es de una escala muy buena, con calles peatonales y una imagen unitaria muy potente (algo muy necesiario para construir la identidad de la ciudad). Es sabido por arquitectos, urbanistas, sociólogos y políticos que la demolición sistemática de barrios conflictivos no es la solución a los problemas de integración de grupos étnicos como el colectivo gitano, sino todo lo contrario. Su constante desplazamiento en la ciudad no crea más que fronteras y barreras sociales de exclusión. El urbanismo es capaz de afrontar estos problemas integrando a todos los colectivos, y para ello debe contar con fuertes inversiones que no se rentabilizan en la venta de nuevas viviendas, sino en éxito de escolarización de niños, creación de puestos de trabajo, erradicación de la pobreza y el analfabetismo, lucha contra el consumo y la venta de drogas...




Tememos que si en algún momento ronda la idea de la demolición de este barrio, sirva para volver a desplazar a cientos de familias al exterior de la ciudad, y vender jugosas parcelas para edificar nuevos edificios (seguramente de mayor densidad, aprovechando el tirón de Benalúa Sur y Gran Vía Sur).


Proponemos que apoyados en el IVVSA, se creen proyectos de inversión social para este barrio, se mejoren sus oscuras calles, se plante arbolado, y se rehabiliten estas viviendas del mismo modo que el IVVSA ha hecho en tantos otros lugares con gran éxito, prolongando la vida de las viviendas con menor inversión pública de lo que hubiera costado demoler y construir nuevas VPO.


La rehabilitación es muy necesaria para el barrio de José Antonio, pero también es necesario no olvidar a las clases más desfavorecidas, abandonando la inversión y el cuidado en sus calles.

Artículo relacionado:
Las Viviendas Sociales de Benalúa: el Barrio de José Antonio

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Los gitanos del Barrio Jose Antonio... Podría escribir un libro... Pero no lo haré, porque en esta sociedad, si criticas a una etnia, grupo social, colectivo... Te tachan de racista, xenófobo, nazi... Aunque tus criticas o comentarios estén bien argumentados y se basen en datos o información objetiva.

Yo voto por más arbolitos, nuevas farolas, más zonas peatonales... A saber lo que duran...

Alfredo dijo...

Ese conjunto de viviendas necesita una rehabilitación urgente. Tenemos l manía de critica un edificio por su aspecto actual y por la getne que vive en él. Esas casas convenientemente restauradas, cambio de ventanas etc quedarían con un toque moderno y darían personalidad a la plaza de la (todavía) División Azul.

Por cierto, las casas que derribaron formaban las manzanas que llevaban los nombres de los sanguinarios generales Yagüe, Queipo de Llano, Monasterio etc...

eRNeS dijo...

¿Y no pasará como en San Antón de Elche, que al final se alegará aluminosis (o algo parecido) y las tirarán?

Anónimo dijo...

Da auténtica verguenza ajena pasar por este Barrio. Todos son pintadas, suciedad, gente comiendo, bebiendo y viviendo en la plena calle ya que sacan muebles y enseres a la vía pública.
Hace falta una solución global para el barrio ya que es lo más parecido a un estercolero y ni la gente que vive allí se merece unas viviendas tan indignas ni Alicante y sus ciudadanos tienen porqué soportar la degración, suciedad y la imagen que se traslada.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba