Promociones Inmobiliarias en Benalúa III: El Botánico

martes, 19 de febrero de 2008

Para muestra, un botón: en la prensa ya se anunciaba esta promoción como vinculada a Benalúa. Al menos, en su nacimiento, estuvo ligada al barrio.

Hoy conocemos un entorno altamente urbanizado del barrio, que nos impide imaginarnos cómo fueron, hasta hace apenas 40 años, los alrededores de Benalúa.
Hasta que llegó el "boom" de la construcción, la carretera de Madrid (Avenidas de Aguilera y Orihuela) apenas estaban salpicadas por algunas construcciones, y tenían un aspecto realmente diferente.
Destacaban el Asilo, la Prisión, el Cuartel y las Cocheras de Tranvías. Cerca también quedaba el estadio de Bardín. Sin embargo, no existían todos los grandes edificios que hoy salpican esta zona, y que, aunque hoy pensemos que su entorno urbano ya ha adquirido suficiente envergadura como para considerarlo unidades con entidad propia, entonces todo dependía de Benalúa, puesto que era el núcleo urbanizado más próximo, y al que se vinculaba todo lo que crecía alrededor.
Así sucedió con esta pareja de edificios gemelos: el Botánico. Una promoción inmobiliaria levantada junto al Jardín Botánico del que hereda el nombre, en los años 60, que trajo a las proximidades del centro de Alicante el concepto de arquitectura del movimiento moderno que dominaba en Europa, para vendérselo al "selecto público de la capital".

Quien ha visitado los barrios residenciales sesenteros de ciudades como Berlín, perfectamente podría imaginar estos dos bloques ubicados entre sus jardines abiertos, conviviendo con el resto de construcciones de la época.
La curva de la Avenida de Orihuela frente a estos edificios, les da un toque aún más "moderno", puesto que al estar desfasados en su posición en la parcela, se crea un efecto de paisaje urbano muy agradable, al variar la visibilidad de uno y otro conforme te acercas o te alejas de ellos.
Este "enamoramiento" por la ciudad vista desde el vehículo privado es un innegable rasgo propio de aquellos años sesenta en los que Europa se motorizó y las calles se llenaron de turismos.
Es curioso ver que "las viviendas recayentes a la carretera tienen un aumento de diez mil pesetas", cuando hoy en día la gente solicitaría una vivienda recayente a la zona ajardinada para huir del ruido y las molestias del tráfico.

Del análisis de los folletos, destaca que la promoción inicial constituiría lo que llamaban "un nuevo barrio" por su extensión. Eran muchas más torres, y se apropiaban del preexistente Jardín Botánico (conservando sus ejemplares), para crear sobre él la urbanización con piscina. Afortunadamente no se realizó así, y sólo se construyeron dos de estas torres, y el botánico (que en el anuncio ya se cita como el jardín más grande de la ciudad en la época) se salvó de la privatización y el cierre con vallado, pasando a titularidad municipal y permitiendo el disfrute de todos.
Aquí podemos apreciar la variación en la composición de colores y materiales de fachada. Mientras que en el un edificio se ha empleado para las franjas verticales que contienen a las ventanas el "gresite" (azulejo de pequeño tamaño usado normalmente para piscinas), en la otra se han usado baldosas cerámicas esmaltadas.

Se trata de dos torres de 15 alturas, gemelas (pero con variaciones en las texturas y materiales de las fachadas para diferenciarlas) y unidas por un edificio puente destinado a servicios y locales comerciales en planta baja (se preveía una total autonomía del complejo, con Farmacia, Correos y todo tipo de tiendas).

Divertido folleto en el que se trata de instruir al lector en las bondades de la edificación abierta.

El mayor interés que se desprende de los folletos de la época, es que se llamaba la atención del comprador al contarle que se trataba de un proyecto innovador, que traía a Alicante aquella arquitectura novedosa "depositada sobre un manto verde", como la que construían los grandes del Movimiento Moderno por todo el mundo.

Edificio "puente", sobre los bajos comerciales, que conecta las dos torres y bajo el cual pasan los vehículos.

Este principio sostenía que se lograría una ciudad moderna y eficaz si se diferenciaban los usos en la ciudad (zoning), y se establecían grandes vías de comunicación para los vehículos privados, dejando entre ellas grandes parcelas ajardinadas abiertas, sobre las que irían apareciendo los edificios residenciales propios del movimiento moderno (bloques aislados y torres de viviendas orientados del mejor modo al sol).

Se explicaba con ilustraciones muy inocentes la mejora en la calidad de vida que experimentarían los compradores de estas viviendas, gracias a la calidad de las viviendas modernas y las zonas verdes.

Esto en Alicante (y España en general) no había sucedido del mismo modo, puesto que por ejemplo, aquellas urbanizaciones edificadas en la Playa de San Juan, seguían estos principios, pero vallando el perímetro siempre, y privatizando este espacio ajardinado para los propietarios. De este modo, la calle se convertía en un "cajón" inerte entre muros de urbanizaciones, que impedía esa circulación sobre el tapiz vegetal del peatón.




Imágenes aéreas del Botánico y su entorno. Se aprecia la gran zona verde que podría haber supuesto de haberse dejado abierta y sin vallas. El Jardín Botánico ha quedado reducido a un corredor entre edificios, pero al menos es un parque público.

Aquí se planteó una gran zona verde conectando los jardines de esta urbanización, con los vecinos del Jardín Botánico, y los de las urbanizaciones que se levantarían en sus proximidades. El objetivo era levantar un Alicante al estilo "europeo" de jardines abiertos y espacios públicos verdes, pero la realidad llegó, y en cuanto se propuso el proyecto, se adaptó a las tendencias locales y aparecieron las vallas perimetrales tradicionales, y la privatización de la parcela, rompiendo aquella maravillosa posibilidad.

Un artículo muy interesante, firmado por Fernando Gil, y publicado en el Diario Información el 1 de Enero de 1964, en el que se analiza el proyecto de este "nuevo barrio".

Aquellos loables propósitos desaparecieron, y con ellos, la posibilidad de tener un entorno del barrio de Benalúa configurado por un barrio de edificación dispersa y grandes zonas verdes hasta llegar a la Florida y San Gabriel.

Las configuraciones de viviendas eran las propias del momento: procurando obtener una buena orientación, se agrupaban en torno al núcleo de escaleras y ascensor, existiendo viviendas de 3 y 4 dormitorios, con ventanas al exterior (eran viviendas de superficies generosas porque entonces la familia convencional con varios hijos era el cliente principal).



Si quieres ver dónde están estos edificios, puedes verlo en nuestro Mapa de Panoramio.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

4 comentarios:

Rubén dijo...

Atención, que en el artículo de Fernando Gil habla de unos edificios construidos a iniciativa de la SCD Benaluense en el mismo barrio. ¿Cuáles serán?

Elkiko dijo...

¡Buenooooooooooo!, ya sabéis cuanto me gustan todas estas cosas, me habéis dejado de piedra. A mí estas torres me gustaban mucho, un día cuando no hacía mucho que habían entregado las llaves de la primera de ellas (y a pesar de mi corta edad, pero siempre me ha gustado fijarme en las construcciones) fuí a ver con mi madre el piso de alguna vecina que se había comprado uno (y no eran baratos) y me llamó la atención tres cosas: eran muy amplios, tenían la carpintería de una madera rara para mí en aquel entonces (mbero) y una cosa que me pareció muy ingeniosa: patios no muy grandes, pero que al estar abiertos mediante una celosía en una de sus caras, permitía que tuviera luz en toda su altura.

Elkiko dijo...

Si os fijáis en las fotos aéreas, la tercera torre se construyó también pero casi 20 años después y en vez de 16 pisos de 7 (ya había cambiado en PGOU y no se permitió que siguiera adelante el plan).
He oído hablar de la cooperativa Benaluense, pero ahora mismo me vienen a la mente dos cooperativas: una que creo que era la del Pasaje Miralmar (no estoy seguro) y otra en la calle Alona, esquina a Foglietti (un edificio con unos patios interiores algo extraños).

Elkiko dijo...

Y en la cuarta imagen, pone los números de los tranvías y autobuses que habían en la época (quizás mucha gente del barrio lo sepa, pero yo no me acordaba). Lo curioso, es que se ha mantenido el recorrido del autobús desde Benalúa hasta la playa del Postiguet, primero con la línea 6, luego con la G y ahora con la 02. Como dirían los arquitectos: es una unidad vertebradora entre Benalúa y Pla-Carolinas ( el barrio con más solera y el más poblado de Alicante, respectivamente).

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba