Viviendas Originales de Benalúa (05) Pérez Medina 6-8

domingo, 26 de agosto de 2007

Si en las anteriores entregas de esta recopilación hablábamos de casos muy esperanzadores de conservación, en este caso de la Calle Pérez Medina, aunque nos alegramos de que las casas sobrevivan, se encuentran gravemente dañadas y desfiguradas.
Junto con las de la acera de enfrente, y el pequeño edificio que las separa, dan un aspecto muy agradable a este tramo de la calle, ya que aportan una sensación de límites amplios y abiertos, ayudan a que entre mucha luz y se vea mucho el cielo, algo que psicológicamente e inconscientemente, todos agradecemos.

El primer caso, del número 6, responde a una cruel, insensible, irresponsable e ignorante actuación de una tienda de "multidescuento" o como todos las conocíamos antes: "todo a cien".
Hay muchas cadenas de franquicias que personalizan los locales donde se instalan con el fin de crear imágenes reconocibles, tanto en el interior como en el exterior y la fachada. Desde bancos a supermercados, se dedican a modificar las plantas bajas para llamar la atención y ser fácilmente identificables. Esta técnica comercial y de marketing, puede ser perfectamente compatible con edificios actuales o sin interés, ya que bien puede convertirse en parte de la lectura de la calle contribuyendo a darle identidad, o bien puede ayudar a rehabilitar algún edificio en mal estado.
Sin embargo, ante la oportunidad de instalarse en edificios con solera e historia, calados bien hondo en la memoria popular, unas empresas deciden hacer proyectos singulares y con mucho cariño para convivir intrínsecamente con el edificio, y aprovechar lo especial del emplazamiento (véase el Zara que se instaló en Elche dentro de un antiguo cine, o algunas cafeterías en el centro tradicional de Alicante).

En este caso, la intervención, desgraciadamente, no fue así. la tienda se instaló en un local de un edificio anexo, y compró el bajo de esta casa original para agrandar su superficie, tirando la medianera y desvirtuando totalmente y para siempre el espacio interior de la planta baja.

Además, el aplacado de piedra que ocultó la fachada original se hizo de manera continua en todo el local, creando una imagen de lectura homogénea que conecta dos edificios totalmente distintos.
No contentos con ello, tapiaron los huecos de la fachada de la planta baja, anulando la esencia urbana de la casa, pues la vida diaria en una vivienda de planta baja anima la calle y le aporta vida y alegría (ventanas y puertas abiertas, gente sentada en la puerta tomando el fresco...).


Por suerte, la planta superior nos recuerda la belleza que tuvo esta casa en el pasado, aunque en este caso, la instalación de las persianas actuales ha repercutido también en una alteración de los amplios huecos de las ventanas, que están coronados por un relieve en los dinteles.


En el segundo caso, en el número 8, un bar se ha instalado en la planta baja de la casa. Gracias a que tenían todas una puerta central ancha para carromatos y vehículos, las tiendas tienen mucha facilidad para usar este hueco como puerta de acceso principal.

La parte superior guarda muy bien todos sus elementos originales: barandillas, carpinterías, persianas...
Incluso la puerta de acceso al piso superior de este pequeño negocio, continúa siendo una antigua puerta de madera pintada (inevitablemente llena de la plaga de pegatinas de turno).

El local comercial ha transformado el uso de la planta baja, y la cartelería, el acceso y el revestimiento de este tramo de fachada han distorsionado bastante la imagen inicial de la casa.


Puedes ver dónde están estas casas en nuestro mapa de Panoramio.

Enviar este artículo por email Etiquetas: , ,

1 comentarios:

eRNeS dijo...

Tenías toda la razón. ¡Hay muchas más casas originales de las que creía! Sólo hay que buscarlas un poco y aparecen cuando menos te lo esperas. Gracias a ti me paso los días en Benalúa como hacen los turistas: ¡mirando hacia arriba!

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba