Pedro García Andreu, el número 10

domingo, 1 de julio de 2007

Comerciante y comisionista de vinos al por mayor. No era constructor, ni mucho menos arquitecto, título que se le ha atribuido por la colocación del mismo en la lápida conmemorativa, precediendo a su nombre y a continuación del de don José Guardiola.

El señor García Andreu fue un directivo que hoy podríamos llamar "negociador" o "mediador", actuando como moderador entre técnicos, maestros de obras y albañiles. De hecho, era el directivo más apreciado por los accionistas y obreros. A estos últimos ayudó en cierta ocasión en una demanda de aumento de jornales, con amenaza de huelga, ante el arrogante contratista Sr. Jover Polo, del que ya hemos hablado en el artículo sobre el Teatro Polo.

Tuvo el privilegio de conocer por adelantado el proyecto del barrio, antes de constituirse la Sociedad de los Diez Amigos, y este fue uno de los motivos que le impulsó a apasionarse y creer fervientemente en esta iniciativa. La estudió con gran interés y de una manera confidencial, y cuando más tarde Carratalá y Alberola (con los que profesaba una gran amistad) le propusieron ser miembro de la Sociedad, aceptó entrar como el número 10 de los integrantes tras ser presentado al Marqués y al Dr. Soler.

A García Andreu acudían los más humildes obreros, cuando se consideraban perjudicados, y asumiendo como propios sus problemas, usaba su recto proceder y máxima bondad para solucionar con justicia las diferencias y reclamaciones, dejando conformes los intereses de unos y otros como buen mediador.
Su ecuanimidad y bondad ayudaron a evitar una huelga de la construcción, que en aquella época habría constituido un peligro con posibilidad de temibles consecuencias.

Tal vez por intentar solucionar problemas ajenos, el final de sus días le llegó con una terrible enfermedad, aunque nunca perdió las esperanzas de ver acabado el barrio.
Desgraciadamente, nuestro querido García Andreu falleció sin ver terminadas las obras, en 1893.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

3 comentarios:

Rubén dijo...

esta cronología de los 10 protagonistas me parece digna de escribir una novela. Me imagino en el momento de finales de siglo XIX: un pacto de caballeros negociantes, que crearon una sociedad con aires de misterio y con muchas incógnitas en su fundación, para levantar una parte nueva de la ciudad en terrenos tan alejados y especiales (con restos de culturas antiguas...).
Es muy distinto a un pacto de promotores y especuladores de hoy en día verdad? creo que además del dinero perseguían ofrecer un modo de vida mejor para la gente de Alicante...
¿Os imagináis sus reuniones? ¿Y sus charlas? ¿Y sus visitas a las obras del barrio conforme fue levantándose? ¿Y los paseos por las calles cuando ya estaba todo en pleno funcionamiento?

aiii
que bonito es soñar

eRNeS dijo...

Es un pacto de promotores muy distinto al de ahora, porque como dijimos alguna vez, estos tenían más CLASE jajaj y el señor Guardiola tenía una visión de la arquitectura muy superior (años luz) a los que diseñan PAUs, en mi humilde opinión. Fijaos que hasta diseñaron una plaza, una iglesia, y unas escuelas!!

Rubén dijo...

entrada actualizada con el lado más humano de García Andreu

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba