Foguera de Benalúa de 1930

martes, 29 de abril de 2008

En un apasionante artículo publicado en Alicante Vivo, nuestro amigo y especialista en Hogueras, Armando Parodi, sacó a la luz un documento fantástico, que fue toda una recopilación de fotografías de unas de las primeras hogueras que se plantaron en la ciudad.
Nosotros queríamos hacer especial incidencia, cómo no, en la de Benalúa:

El monumento, plantado en la travesía de la Calle Pardo Gimeno con Arquitecto Guardiola (el mismo lugar que el actual), tenía por título: "Entrada a Benalúa = El pont del perill", si bien en el llibret de la foguera aparece con el de "El pont tràgic".
Fue la única incursión del ilustre pintor Adelardo Parrilla, y lamentablemente, no se conocen bocetos de la misma.

Esta hoguera hacía alusión al conflictivo puente de acceso a Benalúa que sorteaba el barranco en su parte alta más cercana a Renfe, y que estaba a continuación del paso a nivel de Maisonnave-Aguilera, frente al actual edificio del Teatro Arniches.
Era un puente de piedra con dos ojos, y desapareció tristemente con la urbanización y canalización del barranco de Benalúa a su paso por Óscar Esplá. Ya entonces este punto era un punto negro del tráfico alicantino al pasar por él tanto peatones como tráfico rodado y tranvías, y tener que interrumpirse el flujo cada vez que bajaba un tren por la Avenida de Salamanca en dirección al puerto.

Quizá algún día encontremos una foto en la que se pueda apreciar... de momento, nos contentamos con esta reproducción, que como bien nos indicó nuestro amigo Elkiko, coincide con la que dibujó Gastón Castelló en el mural de la Estación de Autobuses.

Recordemos, también, que hubo otro puente, entre Foglietti y Reyes Católicos sobre el barranco, y por él accedían los tranvías desde el centro al barrio.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

3 comentarios:

Elkiko dijo...

Al igual que en Valencia (no porque las fiestas sean parecidas, sino porque la división territorial de las comisiones así lo propicia), las hogueras han sido además de unas magníficas y queridas fiestas, todo un referente de la moderna historia de Alicante, porque bien por los monumentos en sí (y eso que a veces se dispone de pocos detalles de los mismos) hacen referencia a los asuntos cotidianos, o bien por las fotos que se hace de ellos en las que sale reflejado el entorno, nos dan mucha luz sobre el aspecto de nuestra ciudad en cada año...

Juan José dijo...

¡¡¡LADRONES.......!!
jajajajaja
Saludos, compañeros

Armando dijo...

Gracias por mencionar mi artículo. Tenéis información en Alicante Vivo, además de 1929 (que ya publicasteis) y de 1930, también de 1931, 1932, inminentemente de 1933, y en un futuro de años sucesivos hasta 1936. Me reservo la "guinda" de 1928 para el final.
Si necesitáis más información no dudéis en pedírmela. Si está en mi mano la tendréis.
Saludos.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba