Viviendas Originales de Benalúa (06) Foglietti 25

sábado, 1 de septiembre de 2007

El otro día Ernes me recomendaba analizar esta casa, y con mucho acierto, se fijó en un ejemplo de Vivienda Original de Benalúa muy bien conservado y poco alterado, ideal para nuestra labor de registrar las viviendas que dieron origen a nuestro barrio
Se trata de la vivienda que existe en Foglietti 25, muy cerca de la placeta.
Está "encajonada" entre edificios más altos, y sobrevive gracias a dos actividades comerciales: una tienda de animales en la planta baja y una consulta médica en el primer piso.

Conserva, aunque muy mal cuidados, varios elementos originales del proyecto original, que han llegado hasta nuestros días, y que con un mínimo desembolso, podrían lucir con gran esplendor.

Muestra de estos elementos son el tramo de piedra que conforma la parte inferior de la fachada, la puerta de madera con su tragaluz superior, e incluso, la bajante del canalón del tejado, que no ha sido sustituida por otra de PVC como en anteriores casos, y ahora veremos por qué...

La prueba es este bonito detalle que encontré, y que me habló de un tiempo en que cada vivienda era una pequeña obra de arte, donde cada familia invertía todas sus ilusiones y deseos, y en la que se buscaba ofrecer una imagen cuidada y detallada a la ciudad (no confundir con la ostentación). Me habló de los oficios que se han perdido, como son las fundiciones y los artesanos del hierro... Este pequeño detalle me contó claramente que no era de mi tiempo, sino de hace muchos muchos años, y que permanecía allí, oxidándose y pasando inadvertido, hasta el momento en que alguien lo lanzara a la chatarra y lo sustituyera sin prestarle atención.
Si pasáis por allí, os recomiendo que miréis esta cara en el empalme del tubo, y quizá, sepáis identificar la leyenda que, a apenas unos palmos hacia abajo, el tiempo y el óxido se han encargado de hacer ilegible...

Otros muchos detalles reinan en la fachada. Las barandillas son las iniciales, los marcos de los huecos de las ventanas conservan perfectamente las molduras, e incluso, se han mantenido los sistemas de persianas tradicionales exteriores.
Quizá la única pega sea la transformación de parte del tejado para ser habilitado como terraza, pero se ha hecho de una manera bastante sutil...

Dicen que los ojos son el espejo del alma, y en los edificios, muchas veces resulta que las ventanas, son el espejo del interior que resguardan y del espíritu de sus habitantes.

Estas ventanas conservan hasta los protectores metálicos de la parte superior, y aunque el más mínimo detalle se encuentra deteriorado y sucio, no se han querido perder o desvirtuar durante más de un siglo, y permanecen viajando en el tiempo a la espera de que su destino los conserve y los rehabilite.
Quizá sus dueños no disponen de la capacidad económica o la voluntad para recuperarlos, pero hay que romper una lanza a su favor, puesto que lo fácil, como hemos visto en otros casos, hubiera sido ceder al ladrillo, el mortero de cemento, las persianas modernas... y destruir la fachada original.

Para finalizar, una escena urbana que de nuevo, puede desatar la imaginación y contarnos muchas historias... imaginad cuando la gente antes vivía en estas plantas bajas, cuando las ventanas estaban abiertas y los novios se acercaban a ver a sus chicas a horas no adecuadas para robarles algún beso nocturno a través de las rejas...
Imaginad que esta moto la ha aparcado hoy en día otro novio... quién sabe? es cuestión de soñar...
Estas ventanas han sido testigos de muchas historias del barrio, y ojalá lo sean de muchas más.

Si quieres saber dónde está, puedes consultar nuestro mapa de Panoramio.

Enviar este artículo por email Etiquetas: , ,

3 comentarios:

Rubén dijo...

Va por usted ernes!! con cara de Bélmez incorporada!!

eRNeS dijo...

Impresionante! Bueno, y lo del detalle del tubo ya es para virtuosos!!
Es posible que algún día podamos pasarnos por esta casa. Jugando un partido de fútbol el otro día, descubrí que pertenece a los padres de un amigo!

Rubén dijo...

Genial!! pues al ataquerr!

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba