Los inicios de Benalúa (2)

sábado, 30 de junio de 2007

El trazado del barrio respondía a las ideas higiénico-sanitarias que comenzaban a propagarse por la época con la idea de los ensanches: calles anchas, arboladas, viviendas bien iluminadas y ventiladas... tratando de poner fin a las ciudades en condiciones deplorables como se encontraba en ese momento el casco antiguo de la ciudad de Alicante.
El barrio se planteó casi como un pueblecito, atendiendo a su condición aislada y alejada de la ciudad, puesto que se tenía que crear una identidad de unidad urbana, con un centro cívico y dotaciones que permitiera que los vecinos no tuvieran que depender siempre del traslado a la ciudad.

El desarrollo fue lento al inicio (hasta que no se implantó el tranvía que tanto demandaron los "10 amigos"). En un parcelario muy regular (manzanas de 100x40 metros), se comenzaron a vender primero las casas de las calles perpendiculares al mar, y se dejaron para el final las más grandes (las de los testeros de las manzanas) que daban a las calles paralelas al mar (eran buenos agentes inmobiliarios: así se revalorizaban y se vendían cuando el barrio ya estaba consolidado).


El diseño urbano era muy bondadoso, y favoreció una vida muy agradable popularizando el barrio: calles desde las que se veía el mar y subía la brisa refrescando en verano, grandes pinos para dar sombra, alumbrado público, sistema de alcantarillado, una gran plaza como punto de encuentro y dispersión, dotaciones (mercado, escuela, iglesia...).
Las viviendas eran todas iguales, de planta baja y una altura, con grandes patios interiores para iluminar y ventilar.
Al contrario de lo que sucede hoy en día, las calles principales eran las de mayor sección: las perpendiculares al mar (aceras más anchas, arbolado...). Cuando la ciudad absorbió el barrio, se antepuso la circulación de los vehículos al diseño original, y las circulaciones pasantes (las que se producían entre Ensanche y Babel) fueron las prioritarias (las paralelas al mar), haciendo que el barrio absorbiera más tráfico que no tenía como destino u origen sus propias calles, y relegando su espacio urbano a convertirse en un gigantesco aparcamiento de vehículos, perdiendo gran parte de su tranquilidad y calidad urbana.

En 1920 ya se había concluído casi todo, a falta del extremo Suroeste, que requería de una gran inversión para rellenar el terreno del barranco, y estas manzanas permanecieron hasta bien entrado el Siglo XX sin colmatarse.
Con el paso del tiempo, se ubicó una pequeña industria en la parte inferior de la "meseta" donde se situaba el barrio, y se vinculó con la carretera costera, la Estación de Murcia y el Puerto. En ella se ubicaron las Harineras Bufort, una industria cerámica, almacenes... y hoy en día todavía sobreviven algunas a la espera de su demolición.

Desde principios del Siglo XX, el barrio tuvo que convivir también con las instalaciones del Reformatorio de Adultos (la Prisión que hoy en día son los Juzgados), el Cuartel de San Fernando y las Cocheras de Tranvías, todas ellas al final de la Avenida de Aguilera.

Enviar este artículo por email Etiquetas:

3 comentarios:

eRNeS dijo...

Es cierto que las calles paralelas al mar como Aguilera, Catedrático Soler (antigua Gran Vía para los benaluenses) o la Avenida de Elche se han convertido en calles de tránsito para coches que no van necesariamente a Benalúa.

Pero míralo por el lado bueno. Eso ha hecho conocido al barrio, habitable y transitable, cosa que no ocurre en Alipark. Por Alipark nadie pasa a menos que sea de Alipark.

Juan dijo...

Imagino que Alipark perdera su resideciabilidad (jajaja... no me pongas un 0 por esa invencion ernes!!) cuando soterren las vias.

Seguramente que habra vecinos a favor y en contra de ese cambio.

Hoy en dia Benalua es un barrio de alicante, a pesar de estar en pleno centro, y parte de la culpa de eso es que se accede a él facilmente.

Saludos!

eRNeS dijo...

Ni mucho menos, ¡un diez por ese pedazo de neologismo! Un abrazo!

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba