Clemente Miralles, el expulsado

jueves, 12 de abril de 2007

A muchos, al igual que a mí, nos ha arrastrado la curiosidad sobre la figura de Clemente Miralles de Imperial y su efímero paso por la sociedad "Los Diez Amigos". Para los no duchos en esta materia, el señor Miralles de Imperial fue uno de los socios que propiciaron la construcción del barrio, pero el 7-7-1884, cuando se inician las obras oficialmente bajo la dirección del Arquitecto José Guardiola Picó, Clemente Miralles de Imperial ya había cesado, porque fue sustituido por el arquitecto Guardiola. No sale en la placa de la placeta ni tiene ninguna calle a su nombre en el barrio de Benalúa. O lo que es lo mismo, lo han borrado de la historia.

El verbo "cesar" no tenía, en aquellas, esa falsa carga semántica transitiva que le otorgan ahora cuando destituyen a un técnico deportivo; el verbo "cesar" es intransitivo y significa "dejar de desempeñar algún empleo o cargo". Por eso pensamos que fue el propio Clemente Miralles el que abandonó la S.A. "Los Diez Amigos"; pero si lo hubiera hecho de buena gana, tendría (¿por qué no?) una calle con su nombre en el barrio. Y no es el caso.

Vamos un poco más lejos y hagamos una visión retrospectiva; En 1875, en el número tres de la plaza de Ramiro, vivía Clemente Miralles de Imperial, de veintisiete años, industrial, natural de Elche, su esposa Marta Barrié, de treinta y dos, y sus hijos: María Gayón Barrié, Josefa Gayón Barrié, así como los hijos del nuevo matrimonio, Julián Miralles de Imperial y Barrié y Marta Miralles de Imperial y Barrié.

Nos dice Cerdán Tato que "el padre de (la esposa de Miralles) Marta Barrié, Benjamín, fue uno de los propietarios de terrenos sobre los que se construiría el barrio de Benalúa (Benjamín Barrié y Downie, cónsul británico). Y su segundo marido, Clemente Miralles de Imperial, uno de los miembros de la sociedad «Los Diez Amigos», que promovió el referido barrio." Es decir, que su suegro poseía las tierras que constituirían el barrio de Benalúa.

Las fechas me coinciden, y supongo que hablamos del mismo Clemente Miralles de Imperial que según LÓPEZ FERNÁNDEZ, C., VALERA, M.,"La vertiente científica de la Universidad Libre de Murcia (1869-1874)" en Llull, vol.. 25, núm. 53 , 425-458, accedió a las pruebas de grado de licenciatura en Ciencias físico-químicas en la Universidad Libre de Murcia durante el curso 1871-1872, aunque ya había cursado otras asignaturas en la Universidad de Valencia. En el examen final se le solicitó la “Preparación de quinientos gramos de amoniaco”, lo que hizo en estos términos:

Material: un matraz de 1 litro, un frasco pequeño de Wirlf y otro grande, un tubo de seguridad, tres tubos acodalados, dos tubos rectos, un mortero, tapones de corcho, un hornillo, carbón, agua destilada, agua de cal, cal viva, clorhidrato de amoniaco y un areómetro Baumé.
Método: Recoger el amoniaco que se desprenda en la descomposición del clorhidrato de amoniaco por la cal, lavando antes el producto en agua de cal y disolviéndolo en el agua destilada hasta saturación.

También contribuyó al establecimiento y dotación de los premios de la celebración de unos juegos florales que tuvieron lugar el nueve de agosto del año 1902, cuatro días después de la Virgen del Remedio, con motivo de las fiestas patronales.

Pero algo tuvo que pasar para que cesara o para que lo expulsaran, y no le pusieran calle en el barrio. Aunque no hay mal que por bien no venga, su puesto lo ocupó el señor arquitecto Guardiola.

Enviar este artículo por email Etiquetas: ,

3 comentarios:

YOLANDA L. V. CRESPO Y GAMÓN dijo...

Era Benjamín Barrie y Downie. Por favor corrije este error en todas las páginas. No es Deomsu, es Downie. Gracias, Yoly

eRNeS dijo...

Gracias a ti, Yoly, por la información. Corregido está.
¡Un abrazo!

eRNeS dijo...

Juegos florales que, por ahora, pensamos que se realizaban en el chalé de la familia Mollá.

Escribir comentario con antiguo editor.
Volver arriba